Por tercer día consecutivo, damnificados adheridos a la organización Fuerza Social del Istmo (FSI) bloquearon la carretera transístmica a la entrada de la ciudad de Tehuantepec a la altura del lugar denominado puente de fierro, exigiendo a la presidenta municipal Yesenia Nolasco y a las autoridades federales de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (SEDATU) la realización de un segundo censo sin sesgos partidistas.

   Encabezados por Antonio Castañeda, los inconformes reclamaron la presencia de la autoridad municipal: “la señora presidenta anda más preocupada por su reelección en el cargo y ha desatendido el reclamo popular, es una vergüenza que busque la reelección si no ha hecho nada por su pueblo”, reclamaron.

   Dentro de su exigencia también se encuentra la solución para aquellos damnificados quienes no fueron incluidos en el primer censo realizado por la Sedatu: “tal pareciera que Yesenia y Sedatu se han puesto de acuerdo, tenemos datos que confirman que en la lista de beneficiarios la encabezan familiares, amigos y partidarios afines a los intereses económicos u políticos de la presidenta”, acusó.

  El dirigente social afirmó que este jueves se cumplió el tercer día de protesta con el cierre de esta importante vialidad que une las ciudades de Salina Cruz con Tehuantepec: “si no hay respuesta por parte de la presidenta y de las autoridades encargadas del censo seguiremos bloqueando esta carretera hasta que nos den una respuesta satisfactoria a nuestras demandas”, insistió.

   Mientras tanto José Ángel castillo, vocero de la Coordinadora de Damnificados del Istmo, afirmó en que personal de la Sedatu ha realizado este segundo censo a complacencia y conveniencia de la presidenta municipal de Juchitán Gloria Sánchez López.

   Dijo que aparte de Juchitán también existe gran malestar entre la ciudadanía de los ocho municipios istmeños que fueron beneficiados e incluidos en este segundo censo y en la segunda declaratoria de desastre emitido por el fondo de desastres naturales (FONDEN)

   “Se trata de un simulación, ya que la Sedatu nomas le hace al tío lolo, hay municipios como san Juan Guichicovi que ya retuvo a los funcionarios que no han cumplido a cabalidad con la encomienda, esto mismo puede suceder en Juchitán y en otros municipios si las cosas no cambian”, amenazó.

   Añadió que la preocupación de la ciudadanía es en el sentido de que el censo tuvo como plazo el día de ayer jueves 22 de marzo: “no creemos que se hayan cesados todas las casas y  todos los damnificados, nosotros desde nuestra trinchera seguiremos insistiendo aunque tengamos que ejercer otras medidas de presión”, concluyó.

Compartir

Dejar respuesta