El Congreso de Estados Unidos presentó un pacto presupuestal por 1.3 billones de dólares, que incluye 641 millones de dólares para la construcción de 53 kilómetros de nuevas bardas y diques en la frontera, pero no para el muro propuesto por el presidente Donald Trump.

Pactado por demócratas y republicanos, y apoyado por la Casa Blanca, el acuerdo excluyó sin embargo toda solución para los 690 mil beneficiarios de Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), por lo que se espera el rechazo de demócratas en la Cámara de Representantes.

El plan tentativo ya fue aprobado por la cámara baja y falta el Senado haga lo mismo antes de la medianoche del viernes para evitar un nuevo cierre del gobierno federal.

Los recursos para las bardas y diques forman parte de una asignación de 1.6 mil millones de dólares en seguridad fronteriza, incluidas mejoras tecnológicas, reparación de bardas existentes, barreras secundarias y peatonales. No incluyó dinero para más espacios de detención migratoria.

El lenguaje del acuerdo establece con precisión que las barreras físicas corresponden a bardas y diques, pero no al muro de concreto propuesto por el presidente. De hecho, la construcción de las bardas había sido contemplado desde la Ley de Bardas Seguras del 2006.

A pesar de ello, la portavoz de la Casa Blanca, Sara Sanders, señaló en una declaración que el pacto presupuestal incluía 100 millas de nuevas construcciones para el muro fronterizo.

La exclusión de un arreglo para DACA podría, sin embargo, provocar que el pacto presupuestal no sea apoyado por decenas de demócratas en la Cámara de Representantes, aunque no está claro si la oposición demócrata es suficiente para descarrilar el proyecto.

Durante la pasada votación del presupuesto temporal, más de 90 demócratas votaron en contra, incluida más de la mitad de la treintena de miembros de la Fracción Legislativa Hispana.

En el Senado, sin embargo, el líder de los demócratas Charles Schumer se mostró complacido con el desenlace. “Cada proyecto de ley requiere un compromiso, y en este proyecto de ley hubo muchos, pero al final del día, los demócratas nos sentimos muy bien porque muchas de nuestras prioridades para la clase media fueron incluidas”, señaló Schumer. “Desde el financiamiento para combatir la crisis de opioides hasta la banda ancha rural, y de los préstamos estudiantiles hasta el cuidado infantil, este proyecto de ley pone a los trabajadores y las familias primero”, añadió.

 

Con información de: Excélsior

Compartir

Dejar respuesta