En quiebra económica total se declararon comerciantes del tradicional baratillo de la Villa de Zaachila al sostener que la presidenta municipal Maricela Martínez Coronel no los apoyó para preservar y rescatar esta importante actividad comercial.
Por ese motivo, este jueves – día en que se instala el baratillo en la avenida Ferrocarril de esta comunidad zapoteca-, una representación de comerciantes hará una denuncia pública a la entrada al centro de la población con la intención de exponer su problemática.
Mauricio Ambrosio Martínez, secretario del Comité de Comerciantes del Baratillo de Zaachila indicó en entrevista que desde hace ocho años inició la debacle de los vendedores al ser reubicados de su sitio original en el corazón de la comunidad.
Ahora, la situación se torna más crítica al haber un baratillo en Cuilapam de Guerrero y que se instala también los días jueves con un mayor número de vendedores a quienes el gobierno municipal les otorga incentivos para que acudan a ese lugar, lo que no ocurre en Zaachila.
Aclaró que la protesta será pacífica, sin bloquear la calle y adelantó que llevarán chivos y otros animales que ofertan en el baratillo, el cual será instalado en su sitio actual por el resto de los comerciantes.
El dirigente expuso que entre sus demandas a Martínez Coronel sobresalen la compra de un predio para el baratillo ya que el actual es rentado; estímulos a los ganaderos para que acudan al mismo; una báscula industrial y servicios básicos.
Mauricio Ambrosio Martínez estimó que en los tres años que ha funcionado el baratillo en la avenida Ferrocarril, las ventas no han sido las esperadas, por lo que la quiebra financiera total de los comerciantes ya es un hecho.

Compartir

Dejar respuesta