Confabulario, suplemento cultural de EL UNIVERSAL, dedica su número 249 a hacer una revisión del patrimonio cultural dañado por el sismo del 19 de septiembre de 2017, desde el legado arquitectónico y los bienes muebles hasta los cambios que representó en la vida diaria en las comunidades la pérdida de algunos de sus centros de reunión.

Fernando Báez, especialista en la historia de patrimonio cultural y autor del libro Las maravillas perdidas del mundo, ofrece un panorama de algunos eventos naturales que han ocasionado la pérdida irreparable de patrimonio cultural. Algunos de los eventos que aborda son los sismos de 2010 en Haití, 1755 en Portugal y 1923 en Japón, antecedentes que debemos tener en consideración para preservar nuestro legado cultural e histórico.

Este artículo está acompañado por un recuento de las afectaciones que han dejado en el patrimonio cultural mexicano los sismos del 7 y 19 de septiembre de 2017 y el más reciente del 16 de febrero de este año. Presentamos también una serie de crónicas en las que conoceremos las condiciones en las que se encuentra el Santuario del Señor de Tepalcingo, Morelos, y las iniciativas del pueblo de Santa María Ocuilan, Estado de México, para recuperar de los escombros a la Virgen de la Asunción.

De visita en el Santuario del Señor de Sacromonte, en Amecameca, Estado de México, conoceremos cómo el sismo del 19 de septiembre cambió las dinámicas religiosas de esta comunidad y de los miles de peregrinos que cada año visitan ese sitio. Además, un recorrido por Tepoztlán, Morelos; Atlixco, Puebla, y Malinalco, Estado de México, nos permitirá entender cómo se han recuperado los pueblos mágicos de estos eventos sísmicos.

Haremos también un recorrido por dos de los espacios más representativos de la arquitectura civil del siglo XX en la Ciudad de México: la colonia Roma y el Centro SCOP. El primero de ellos, uno de los barrios con mayor riqueza arquitectónica de esta urbe, y el segundo, el espacio más distintivo del muralismo mexicano y sede de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, hoy inhabitable.

 

Con información de: El Universal

Compartir

Dejar respuesta