¿Quién se ocupa de los cadáveres que no recoge ningún familiar ni amigo? ¿de los indigentes o personas alejadas de sus familias, o que ya no tienen parientes ni dinero?

Generalmente las casas funerarias y los costos de entierro o cremación los cubren las autoridades municipales o estatales.

Pero en algunos sitios, como Massachusetts, no hay suficiente dinero para ese rubro y cada vez más funerarias se resisten a ocuparse de esos cuerpos.

En al menos un estado, West Virginia, las víctimas de sobredosis se llevaron casi todo el dinero asignado a los cadáveres que nadie reclama.

“Son seres humanos, la madre, el padre, el hermano o la hermana de alguien”, expresó Peter Stefan, director de una funeraria, que entierra decenas de cadáveres no reclamados en el centro de Massachusetts todos los años.

“¿Qué haces con esta gente? No hay muchas opciones”.

Las funerarias que entierran los cadáveres no reclamados cobran mil 110 dólares por cada uno en Massachusetts, cerca de 21 mil pesos, una tarifa que no cambió en 35 años.

El costo de tiempo, ataúd, transporte y lote es el doble de esa cifra, aseguran.

La cremación es más barata, pero en muchos estados no se puede llevar a cabo sin el visto bueno de un familiar.

“Mientras haya dos o tres funerarias dispuestas a hacerse cargo, no hay problema”, dijo Robert Lawler, cuya funeraria de Boston entierra unos 100 cadáveres no reclamados por año.

“¿Pero qué pasa si decidimos no seguir haciéndolo?”.

Unos 15 estados costean al menos parte de los gastos de entierros o cremaciones de cadáveres no reclamados. En el resto, las municipalidades deben absorber esos costos, según Scott Gilligan, de la Asociación Nacional de Directores de Funerarias.

Numerosas localidades pequeñas no tienen presupuesto para eso.

“Con frecuencia las funerarias se hacen cargo por ser buenos ciudadanos”, sin cobrar, añadió Gilligan.

En West Virginia el estado ya se gastó casi todo el dinero separado para este rubro este año por la enorme cantidad de muertes por sobredosis, de acuerdo con Robert Kimes, director ejecutivo de la asociación estatal de funerarias.

A partir de marzo, ya no habrá fondos y las funerarias se exponen a no cobrar.

En Georgia, el médico forense del condado de Floyd, Gene Proctor, explicó que el año pasado tenía que llamar a cinco o seis funerarias antes de conseguir una que se hiciera cargo de un cadáver no reclamado, cobrando sólo mil 250 dólares, casi 23 mil 570 pesos.

“No los culpo”, admitió.

“Tienen que ganar dinero para sobrevivir y yo les pido que lo hagan gratis, básicamente”.

Hace poco convenció al condado de que adoptara una ordenanza por la cual se pagarán 750 dólares, 14 mil pesos más o menos, por la cremación de cadáveres no reclamados; la mayoría de las funerarias ahora se ofrecen.

“Son gente que nació, creció, fue a la escuela secundaria”, dijo Stefan.

“¿Qué pasó después? Vaya uno a saberlo…”.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta