El Banco de México (Banxico) mantuvo sin cambio sus pronósticos de crecimiento de la economía mexicana la cual, afirmó, está en mejor posición para enfrentar posibles escenarios adversos, y prevé que la inflación seguirá hacia el objetivo de 3.0 por ciento, para alcanzarlo en el primer trimestre de 2019.

El gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, informó que se mantiene el pronóstico que la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2018 se ubique entre 2.0 y 3.0 por ciento y que en 2019 se observe una expansión de la economía de entre 2.2 y 3.2 por ciento.

En su primera presentación en el cargo del “Informe Trimestral”, correspondiente a octubre-diciembre 2017, el funcionario expuso que se mantuvieron sin cambio los pronósticos de crecimiento para la economía mexicana en este y el año próximo, por el entorno de incertidumbre que prevalece.

Esto, especialmente respecto de los términos que regirán la relación comercial de México en Norteamérica, lo que podría seguir influyendo adversamente en la evolución de la inversión en el país.

No obstante, precisó, la demanda externa que enfrenta el país podría verse favorecida por las mejores expectativas de crecimiento, tanto de la producción industrial de Estados Unidos como del comercio global.

Sobre el comportamiento de precios al consumidor, se prevé que la inflación general continúe disminuyendo, aproximándose a lo largo del año hacia el objetivo de 3.0 por ciento y alcanzándolo en el primer trimestre de 2019, ubicándose cerca del objetivo durante el resto del año.

Además, considera un comportamiento ordenado del tipo de cambio; la ausencia de presiones provenientes del mercado laboral, y una reducción importante de la inflación no subyacente a lo largo de 2018, en la medida que no se repitan el tipo de choques que la afectaron el año anterior.

El gobernador del Banco de México destacó que la economía mexicana está en mejor posición para enfrentar posibles escenarios adversos.

A esto, dijo, han contribuido las acciones de política monetaria que se han venido implementando para mantener ancladas las expectativas de inflación de mediano y largo plazos, aunadas al cumplimiento de las metas fiscales en 2017 y al compromiso de hacerlo en 2018, así como a la resiliencia que ha mantenido el sistema financiero.

También, por la renovación anticipada de la Línea de Crédito Flexible que México tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por dos años más, otorgada en reconocimiento de la solidez del marco macroeconómico del país.

“Hasta ahora, el reforzamiento del marco macroeconómico ha contribuido a que esta continúe creciendo, a pesar de la severidad y simultaneidad de los diversos choques que ha enfrentado”, argumentó.

No obstante, aún enfrenta retos de corto y mediano plazos, por lo cual es necesario propiciar acciones que promuevan una mayor productividad en la economía, apuntó el funcionario, acompañado por los demás integrantes de la Junta de Gobierno del Banxico, entre ellos la primera mujer subgobernadora, Irene Espinosa Cantellano.

Díaz de León apuntó que, congruente con las previsiones para el crecimiento, el Banxico mantuvo los pronósticos para el número de puestos de trabajo registrados en el IMSS para 2018 y 2019 se mantienen sin cambio con respecto al informe previo.

Así, para 2018 se prevé que se observe un aumento de entre 680 y 780 mil puestos de trabajo, mientras que para para 2019 se espera un incremento de entre 690 y 790 mil plazas.

Destacó que entre los riesgos a la baja para la actividad económica destacan que se postergue la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), o bien que esta no resulte favorable para el sector productivo mexicano.

Otros riesgos son que se presente volatilidad en los mercados financieros nacionales asociada al proceso electoral en México, y que la competitividad de la economía mexicana se vea afectada por diversos factores, externos o internos, como lo son la reducción tributaria a empresas en Estados Unidos y los problemas de inseguridad pública en nuestro país.

Entre los riesgos al alza para el crecimiento, sobresalen que se resuelva la incertidumbre asociada a la renegociación del TLCAN, de modo que se reactive la inversión, posiblemente incluso en sectores antes no incluidos en el Tratado, y que la implementación de las reformas estructurales produzca resultados superiores a los esperados, apuntó el funcionario.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta