La alta comisionada adjunta de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Kelly Clements, concluyó una visita a México en la que pidió que los procedimientos para proteger a las personas refugiadas se agilicen, informó hoy el organismo.

Durante la visita, que se desarrolló entre el 25 y el 26 de febrero, Clements “escuchó relatos de solicitantes de la condición de refugiado sobre la violencia y la falta de protección que les motivaron a salir de sus países de origen”, señaló en un comunicado.

Hubo personas que le expresaron su “frustración por la demora en la toma de decisiones sobre sus casos” y en la expedición de documentos, circunstancia que ha generado que “individuos con necesidades de protección como refugiados no soliciten dicha protección en el país”.

“México tiene una política abierta en términos de protección, pero está claro que las personas refugiadas necesitan procedimientos más rápidos, y esto es algo en lo que estamos trabajando arduamente para apoyar”, aseveró Clements, quien visitó Ciudad de México y Tabasco.

La funcionaria “lamentó que no existan los mecanismos para que las personas puedan solicitar protección como refugiadas al cruzar la frontera sin ser detenidas”, destaca en el comunicado de la ACNUR.

Además, expresó la necesidad de encontrar alternativas para que aquellas personas que requieran protección internacional puedan buscarla en México sin correr riesgos.

En Villahermosa, Clements visitó el albergue Colibrí, que atiende a niñas, niños y adolescentes no acompañados refugiados.

Allí, la alta comisionada resaltó la importancia de “fortalecer a nivel nacional los procedimientos para identificar dentro de los flujos migratorios a niños, niñas y adolescentes“, y de asegurar que tengan acceso a cuidados alternativos que garanticen sus derechos.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta