Más de un centenar de inmigrantes fueron arrestados desde el domingo, durante un operativo de varios días organizado en el área de Los Ángeles, en el sur de California.

Funcionarios de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) afirmaron que la operación se concentra en individuos que representan una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad fronteriza.

“Esto significa que, idealmente, trabajamos con la policía local y las cárceles del condado para identificar amenazas de seguridad pública bajo su custodia, que también están en el país ilegalmente para la deportación”, explicaron.

Argumentaron que en jurisdicciones que no cooperan, como Los Ángeles, han estado obligados a concentrar los recursos adicionales para llevar a cabo numerosas detenciones en la comunidad, lo que pone a oficiales, al público en general y a extranjeros en situación de riesgo, al aumentar los incidentes.

El ICE aseguró que la mayoría de ellos tiene delitos graves en su historial, algunos son sospechosos de haber cometido crímenes, y otros recibieron órdenes de abandonar el país.

Los funcionarios del ICE precisaron que dejaron de seguir un criterio de prioridad para las detenciones, ya que, para el gobierno federal, todos aquellos que violen las leyes de inmigración pueden estar sujetos a arresto por inmigración y, si se descubre que son deportables, serán expulsados ​​del país.

Desde el domingo, en una operación que abarcó siete condados del sur de California, agentes del ICE buscaron hasta 400 inmigrantes que podrían enfrentar la deportación.

Los equipos de operaciones de fugitivos, del área de Los Ángeles, llevan a cabo acciones de búsqueda en el sur de California, incluidos los condados de Los Ángeles, Orange, Riverside, San Bernardino, Ventura, Santa Bárbara y San Luis Obispo.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta