Inflación y corrupción redujeron la confianza del consumidor

0

El año pasado no fue bueno para los consumidores mexicanos.

El repunte de la inflación, la corrupción y la inseguridad deterioraron su percepción sobre la economía personal y la del país.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Confianza del Consumidor, el índice que elaboran en conjunto Inegi y Banco de México promedió 84.54 unidades en 2017, cifra 4.1% inferior a la registrada el año anterior.

Se trata del nivel más bajo para la confianza del consumidor desde 2009, cuando reportó 80.49 puntos por la crisis financiera mundial.

El economista senior de Banorte-Ixe, Alejandro Cervantes, anticipó una trayectoria descendente de este indicador en los próximos meses explicada por el incremento que registrarán los precios de varios bienes como la tortilla y la gasolina.

Debido a la incertidumbre por la renegociación del TLCAN, el tipo de cambio será otro factor que impactará al indicador, debido a la volatilidad que se va a generar en estos primeros meses del año, añadió.

Impacto del gasolinazo. En 2017 la confianza de los consumidores se vio afectada por varios factores, entre los que destaca el gasolinazo de principios del año.

En enero del año pasado, el precio de la gasolina Magna se incrementó 14.4% respecto a diciembre de 2016, mientras que la Premium se disparó 16.5%, lo que impulsó a la inflación a terminar en 6.77% en 2017, la cifra más alta en 17 años.

Otro factor que impulsó el pesimismo de los consumidores el año pasado fue la volatilidad del tipo de cambio, especialmente durante el último cuatrimestre, cuando pasó de 18.08 pesos en agosto a 19.47 pesos promedio en diciembre, llegando a superar a finales de mes los 20 pesos a la venta en ventanillas bancarias.

La depreciación acumulada del peso frente al dólar de los últimos años fue un factor adicional de presión sobre el nivel general de precios, lo que pesó sobre el ánimo de las familias, esto a pesar de que el empleo formal reportó un favorable comportamiento a lo largo del año pasado, alcanzando cifras récord.

Desánimo macro. Los cinco componentes que integran el índice de confianza del consumidor reportaron un retroceso promedio anual en 2017 respecto a 2016; sin embargo, destaca el desplome de las percepciones acerca de la situación económica del país, hoy en día comparada con la que prevaleció hace 12 meses y las expectativas dentro de un año respecto a la situación actual, las cuales reportaron caídas de 8.5% y 6.4% respectivamente, para ubicarse en los niveles más bajos de los que se tenga registro desde 2001 cuando inició la serie.

Este deterioro de la situación actual y futura del país está relacionada con la mayor percepción de inseguridad que viven los hogares. Durante septiembre del año pasado 76% de la población adulta urbana consideró que vivir en su ciudad es inseguro, el nivel más alto desde 2013, cuando empezó su registro.

Por otra parte, 50.9% de las personas de 18 años y más consideran que la corrupción es el segundo mayor problema que enfrentan sus entidades federativas, sólo debajo de la inseguridad y la delincuencia. Aunado a lo anterior, 88.8% de la población consideró que la corrupción es una práctica que ocurre de manera frecuente o muy frecuentemente entre servidores públicos o empleados del gobierno, quienes son percibidos de abusar de sus funciones para obtener beneficios personales, de acuerdo con datos del propio Inegi.

Por lo que se refiere a la opinión sobre la situación económica de los integrantes del hogar en el momento actual, frente a la que tenían hace 12 meses, retrocedió 1.5% promedio el año pasado respecto al promedio de 2016, mientras que el rubro que evalúa la expectativa sobre la situación económica de los miembros del hogar dentro de 12 meses respecto a la que registran en el momento actual disminuyó 0.7% a tasa mensual.

Finalmente, el componente relativo a la opinión sobre las posibilidades en el momento actual por parte de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para efectuar compras de bienes durables, tales como muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos, se ubicó 81.62 unidades en promedio durante 2017, cifra 4.1% inferior a la registrada en 2016, para ubicarse en el nivel más bajo de los últimos tres años.

Compartir

Dejar respuesta