Estados Unidos endurecerá su postura en la medida que avancen las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), advierten especialistas.

El jefe negociador adjunto del proceso de modernización del TLCAN, Salvador Behar Lavalle, detalló que en la medida que avanza el tiempo se empiezan a tocar los puntos medulares de la negociación y los países encuentran más dificultades para encontrar consensos y que es parte del trabajo de los negociadores encontrar los balances.

“Que se endurezcan las posiciones es normal porque hay posiciones en las que no vamos a poder transitar o aceptar, pero habrá otras donde vamos a buscar la manera de encontrar una solución para ambas partes”, expuso en entrevista al término de su participación en el panel renegociación del TLCAN, donde participaron Francisco de Rosenzwig, ex Subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía y Raúl Urteaga Trani, Coordinador General de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura, en el marco de la Décima cuarta Convención de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG).

Por su parte, Francisco de Rosenzweing, ex subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, coincidió en señalar que Estados Unidos continuará con propuestas disruptivas durante las negociaciones del TLCAN.

“No hay que perder la capacidad de sorprenderse, Estados Unidos ha venido planteando propuestas que dentro de una negociación comercial no son consistentes con lo negociado con México”, dijo.

A decir del especialista, Estados Unidos seguramente utilizará otras formas de presionar a sus socios comerciales como son Canadá y México para acomodar sus inquietudes, que es una política proteccionista.

Citó de ejemplo que el gobierno de Estados Unidos podría presionar a México con barreras no arancelarias como son las medidas sanitarias y fitosanitarias, así como aspectos de dumping y subsidios.

Por su parte, Urteaga Trani, indicó que, si bien el gobierno federal no prevé que le vaya mal a nuestro país al término de las negociaciones del TLCAN, el país avanza en la búsqueda de proveeduría, particularmente en granos.

“Ya hay importaciones de Sudamérica de maíz amarillo y de pasta de soya y de otros productos”, expuso.

Actualmente, una cuarta parte de la producción de maíz amarillo que produce Estados Unidos tiene como destino México.

Adicionalmente, México es el segundo comprador de sorgo de Estados Unidos, el primero de soya, arroz y trigo panificable.

En este sentido dijo que Brasil casi empata a Estados Unidos en términos de costo y de tiempo de entrega de maíz amarillo a México, por lo que podría ser una opción de proveeduría.

Mientras que de arroz se importa el 70% de la demanda y el 90% se hace de Estados Unidos. Sin embargo, ya se han registrado embarques de Guyana y de Brasil para satisfacer la demanda de este grano, agregó.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta