A dos días de su partida, el satélite Sentinel-5P de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) se encuentra en la plataforma de despegue del cosmódromo de Plesetsk, en el norte de Rusia, aguardando el momento para su lanzamiento.

Desde inicios de septiembre, el satélite está en el cosmódromo, donde ha sido sometido a diversas pruebas, al tiempo que se ha puesto a punto para su ascenso este viernes.

“Este momento de los proyectos siempre resulta emotivo, ya que la mayoría del equipo lleva muchos años trabajando intensamente y esta es la última vez que verán a su criatura”, destacó el responsable del satélite y del lanzador de Sentinel-5P, Bill Simpson.

“Ahora nos estamos preparando para el ensayo general y después el lanzamiento. Cuesta creer que estemos tan cerca de nuestro objetivo”, agregó.

Cuando el Sentinel-5P entre en operaciones cartografiará a diario la atmósfera del planeta, mediante un nivel de detalle con el cual se podrá detectar la contaminación aérea de las ciudades, informó la ESA en su página de Internet.

El satélite también llevará consigo la herramienta Tropomi, misma que cuenta con la capacidad de detectar una gran cantidad de gases como dióxido de nitrógeno, ozono, formaldehído, dióxido de azufre, metano, monóxido de carbono y aerosoles.

De acuerdo con la ESA, la misión favorecerá otros servicios del programa europeo Copernicus, como la vigilancia de cenizas volcánicas para la seguridad de la aviación, los sistemas de aviso por altos niveles de radiación UV, que pueden generar daños en la piel.

Asimismo, sus mediciones permitirán a los científicos mejorar los conocimientos sobre procesos de importancia en la atmósfera relacionados con el clima y formación de agujeros en la capa de ozono.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta