Siete misioneras de la caridad de la Madre Teresa de Calcuta comenzaron un recorrido por algunas de las zonas de la Ciudad de México donde se registraron derrumbes de edificios, la primera escala fue en la colonia Lomas Estrella en la delegación Iztapalapa.

Este diario tuvo la oportunidad de platicar con Rosalía, una de las integrantes de esta congregación quien dijo que su misión solo es dar un mensaje de esperanza a las personas que resultaron afectadas por el sismo.

“Es un recuerdo de Dios, que nos está apoyando en estos momentos, eso es lo que queremos decirles y escuchar, siempre en momentos difíciles y momentos agradables, siempre nos hace falta una persona para que nos escuche” dijo la misionera superiora.

Explicó que este jueves recorrerán tres puntos, el primero fue Paseo de las Dalias y Avenida Tláhuac donde platicaron con cerca de seis niños cuyos abuelos y prima perdieron la vida al venirse abajo el edificio donde vivían, así como personas damnificadas por la evacuación de los inmuebles.

El segundo sitio para llevar su mensaje de esperanza sería el multifamiliar ubicado en calzada de Tlalpan y Taxqueña y el tercero, el colegio Enrique Rébsamen donde murieron 21 niños y cuatro adultos. Ahí se reunirían con rescatistas y padres de los menores que serían rescatados.

“Me impresiona mucho el pueblo mexicano a donde vamos hay mucha gente, hay una cantidad de comida, de doctores, la gente abre sus puertas a todo el que lo necesite, los automóviles que llevan víveres. Como México no hay dos” dijo la misionera estadounidense que lleva viviendo cinco años en México.

Comentó que su monasterio se encuentra en la zona de Santa Fe donde también hubo afectaciones, pero decidieron realizar un recorrido por distintos puntos afectados de la capital, mismo que continuarán en los siguientes días.

En tanto, Raúl uno de los pequeños que perdió a sus abuelos dijo que había sido reconfortante y divertido conocer a otras personas y afirmó que están a la espera del rescate de los cuerpos de sus abuelos Miguel Villanueva de 56 años, Blanca Lilia Ortega de 55 y su prima Lizbeth Villanueva de 18, aunque la entrega podría tardar hasta 3 o 5 días.

En este lugar también falleció una mujer de aproximadamente 60 años de la cual no se proporcionó mayor información.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta