Científicos dijeron el jueves que excrementos fosilizados que serían dedinosaurios herbívoros ornitópodos, que habitaron el sur del estado de Utah hace 75 millones de años, contenían trozos de caparazones de crustáceos junto con vestigios de vegetación.

El descubrimiento brinda la evidencia más firme hasta la fecha de que algunos dinosaurios herbívoros grandes se salían de la dieta puramente vegetariana, dijo la paleontóloga Karen Chin, de la Universidad de Colorado, que lideró el estudio publicado en Scientific Reports. “Fue un hallazgo muy emocionante, precisamente porque fue tan inesperado”, afirmó.

Los excrementos fosilizados, llamados coprolitos, ofrecen un vistazo a la dieta de criaturas extintas que no se puede observar estudiando los dientes, mandíbulas o esqueletos.

Diez coprolitos de un área protegida en Utah, el monumento nacional Grand Staircase-Escalante, contenían caparazones de crustáceos mezclados con madera podrida de coníferas. Al menos durante una parte del año, estos dinosaurios ornitópodos habrían comido madera porque contenía crustáceos y otros invertebrados, dijo Chin.

La paleontóloga dijo que los investigadores no saben con exactitud qué tipo de crustáceos comían los dinosaurios, pero que era posible que fueran cangrejos. Algunos crustáceos se refugian en madera descompuesta. Los crustáceos eran de al menos cinco centímetros de largo.

Los investigadores piensan que el alimentarse de crustáceos habría sido un cambio de temporada en la dieta relacionado con la reproducción y la puesta de huevos. Algunos pájaros, descendientes de los dinosaurios, consumen más proteína y calcio durante la temporada de reproducción.

Los dinosaurios ornitópodos, también llamados hadrosaurios, se ganaron su nombre debido a la parte frontal del cráneo que se asemeja a un pico de pato. También tenían picos y dientes especializados en triturar plantas, y se cree que recorrían las regiones en manadas.

Dos hadrosaurios, comunes durante el período Cretácico, que vivieron en el área de Utah en ese momento eran: el parasaurolophus, de casi 10 metros de largo con una cabeza larga de forma tubular, y el gryposaurus, de unos 12 metros de largo con un arco nasal arqueado.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta