Además de que sus usuarios ya no podrán compartir viajes en un mismo auto, las empresas que ofrecen transporte individual privado vía aplicación móvil recibieron otra acotación en el nuevo Reglamento de la Ley de Movilidad.

Entre los requisitos que deben cumplir las plataformas como Uber o Cabify para operar en la Ciudad de México, el artículo 58 del ordenamiento dispone que sólo podrán prestar servicio las unidades matriculadas por la Secretaría de Movilidad (Semovi).

Desde que se emitió una primera regulación para estas apps, el 15 de julio de 2015, en la ciudad también pueden prestar este servicio de transporte privado los vehículos emplacados en el Estado de México, como incluso lo señala Uber en su página de internet.

“La Semovi podrá restringir el servicio de unidades matriculadas en otras entidades federativas a las que contraten el Servicio Privado con Chofer en la Ciudad de México, cuidando fundamentalmente conservar el equilibrio ecológico, de la oferta, demanda y el presente reglamento”, se agrega en el artículo 59 de las disposiciones publicadas la tarde del viernes y que entraron en vigor ese mismo día.

También, para garantizar la seguridad de sus usuarios, los operadores deben portar una identificación en el interior de la unidad que determinará la dependencia, misma que debe ser visible para los pasajeros, así como el folio de una licencia que será expedida por las autoridades capitalinas al chofer de cada vehículo.

Los requisitos que se mantienen para las apps, denominadas oficialmente como servicio privado de transporte con chofer, son que las unidades deben tener seguro vigente que cubra daños a terceros y a la infraestructura urbana; contar con holograma cero o doble cero; de antigüedad no mayor a diez años y valor de factura de 200 mil pesos o mayor, así como cumplir con una validación vehicular anual.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta