Corea del Norte señaló que el lanzamiento de su último misil balístico era para calmar la beligerancia estadunidense.

“Se llevó a cabo con el objetivo de calmar la beligerancia de Estados Unidos, que recientemente ha clamado por usar músculo militar contra la RPDC (República Popular Democrática de Corea, nombre oficial del país)”, informó la agencia estatal KCNA.

Pyongyang confirmó el test del viernes, que involucró el lanzamiento de un misil balístico de medio-largo alcance Hwasong-12.

El líder norcoreano, Kim Jong un, que una vez más supervisó el lanzamiento, aseguró que el objetivo final es establecer un equilibrio de fuerza real con EU.

“Y hacer que sus gobernantes no se atrevan a hablar de opción militar”, según la agencia, para lo que llamó a seguir consolidado sus capacidades con más pruebas.

Pyongyang aspira a completar sus capacidades para miniaturizar ojivas nucleares que puedan instalarse en misiles intercontinentales y sean capaces de alcanzar territorio estadunidense.

Kim recalcó que deberían mostrar con claridad cómo, pese a su bloqueo y sanciones ilimitadas, Corea del Norte alcanza el objetivo de completar su fuerza nuclear, que casi ha terminado.

El proyectil disparado este viernes alcanzó una altitud máxima de 770 kilómetros y voló unos 3 mil 700 kilómetros, según Tokio y Seúl, una distancia superior a la de los otros dos test anteriores realizados con el Hwasong-12 y suficiente para llegar a la isla de Guam, que alberga importantes bases estadounidenses en el Pacífico.

“El cohete balístico disparado cruzó el cielo sobre (la isla de) Hokkaido de Japón según la ruta de vuelo establecida y golpeó con precisión las aguas fijadas en el Pacífico”, relató la KCNA.

Kim alabó el éxito del ensayo y dijo que la eficacia de combate y la fiabilidad del proyectil fueron totalmente verificadas.

El líder norcoreano hizo un llamamiento a sus científicos para seguir realizando pruebas significativas y prácticas en el futuro.

Además, recalcó la necesidad de correr a toda velocidad y hacia delante, consolidando la capacidad de ataque militar de su país para realizar un contraataque nuclear a EU al que no pueda hacer frente.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que existe una abrumadora cantidad de opciones para hacer frente al régimen.

En la base militar de Andrews, Maryland, a las afueras de Washington, y frente a los soldados de la Fuerza Aérea, Trump aseguró que su Gobierno defenderá al pueblo estadunidense de cualquier amenaza.

“Estamos Unidos y nuestros aliados nunca seremos intimidados, defenderemos a nuestro pueblo y nuestra civilización de todos los que se atrevan a amenazar nuestra manera de vida y eso incluye al régimen de Corea del Norte, que ha vuelto a mostrar un desprecio absoluto por sus vecinos y por la comunidad global”.

A continuación, el magnate aseguró que, después de visitar la base militar y presenciar la fuerza del Ejército de EU, está más seguro que nunca de que las opciones para hacer frente al régimen de Kim Jong un son “eficaces y abrumadoras”.

Con información de Excélsior

 

Compartir

Dejar respuesta