Las fiestas patrias son el marco ideal para beber, pero si no quieres amanecer el 16 de septiembre con náusea y dolor de cabeza, hay recomendaciones sencillas que cualquiera puede seguir.

El urgenciólogo de Terapia Intensiva del Hospital Juárez de la Secretaría de Salud, José Obeth Montoya Rojo, explicó que existen tres momentos que ayudan a evitar o disminuir los estragos por el consumo de bebidas alcohólicas durante la noche del Grito de Independencia.

En vez de tomar medidas curativas hasta el día siguiente de la noche mexicana y que el festejo del grito se convierta en un tormento, el especialista señaló que la persona que va a ingerir alcohol debe prevenirse desde antes del festejo ingiriendo abundante agua a lo largo del día, un promedio de dos litros previo a la celebración.

“El agua es indispensable porque el alcohol causa deshidratación, entonces si el organismo está bien hidratado, sentirá menos fuerte los efectos de la tradicional cruda que causa la deshidratación”, explicó.

Pero los líquidos no son suficientes, el médico del Hospital Juárez aseveró que también es importante la alimentación previa al festejo, a fin de que el hígado pueda absorber mejor el alcohol, por lo que es necesario desayunar una buena dosis de carbohidratos como frutas, pero sobre todo comer proteínas que están en las carnes rojas, pollo y pescado.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta