El censo que han levantado autoridades en Chiapas y Oaxaca establece, hasta el momento, que 300 mil personas han resultado damnificadas como consecuencia del sismo de 8.2 grados, informó el presidente Enrique Peña Nieto.

En un mensaje a medios de comunicación luego de la reunión de evaluación en Chiapa de Corzo, el mandatario apuntó que, a reserva de consolidar el censo, en Chiapas 200 mil personas resultaron afectadas y 100 mil en Oaxaca.

Acompañado por integrantes de su gabinete y el gobernador de la entidad, Manuel Velasco, dijo que ese universo de damnificados corresponde a quienes reportaron viviendas con daños o totalmente destruidas.

Explicó que en esas evaluaciones se pudo conocer que inicialmente un total de un millón 200 mil personas resultaron afectadas en Chiapas y 800 mil en Oaxaca, quienes no tuvieron servicios básicos como electricidad, agua y servicios de salud, de los cuales buena parte se ha restablecido.

En la Base Aérea Militar de Chiapa de Corzo, indicó que esta semana prácticamente se ha hecho llegar la atención a las personas damnificadas, como víveres, albergues temporales, además de que el Ejército Mexicano ha instalado comedores comunitarios.

“A una semana de distancia ha habido un gran despliegue de todos los órdenes de gobierno, federal, estatal, en Chiapas y Oaxaca, para poder atender la emergencia, para poder cumplir con el primer objetivo”, que es dotar a los damnificados de todos los servicios básicos, como alimentación y salud.

Reconoció el trabajo de las Fuerzas Armadas para servir raciones de comida caliente en los comedores comunitarios que se han instalado, así como en las labores de limpieza y reconstrucción de las viviendas afectadas.

Mientras, se está verificando que las clínicas de salud que operan en ambos estados cuenten con personal suficiente, además de unidades móviles para asegurar servicios médicos de forma itinerante.

Agregó que la próxima semana dará a conocer cuáles serán los mecanismos para apoyar a la población con la reconstrucción de su vivienda, “y en ello va la participación del sector privado. empresas constructoras que con solidaridad y compromiso han atendido este llamado”.

Informó que 120 compañías se han sumado a este esfuerzo para la reconstrucción de las viviendas junto al que el Gobierno Federal instrumenta; actualmente, se han desplegado a 10 mil funcionarios de todas las dependencias y elementos de las Fuerzas Armadas y la Policía Federal, en Oaxaca, y a 7 mil, en Chiapas.

De ellos, detalló, la mitad son servidores públicos de las dependencias responsables, a quienes se les asignó una demarcación territorial para levantar los censos, y que han podido llegar a gran parte de la población damnificada.

El presidente reconoció que la reconstrucción podría tomar varias semanas, pero se establecerá una ruta para que los funcionarios puedan verificar el proceso de reconstrucción “y en lo personal estaré de manera regular recorriendo estas entidades”.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta