Los amagos de nocaut tendrán que ser demostrados por Saúl Álvarez y Gennady Golovkin este sábado en Las Vegas. No hubo impedimento para que la pelea entre el mexicano y el kazajo se desarrolle, después que ambos dieron el peso para subir al ring en una noche muy mexicana.

En la ceremonia de pesaje, llevada a cabo en el Grand Garden Arena, registró una numerosa asistencia tricolor entre los 10 mil espectadores que acudieron a ver el pesaje previo a la función de box de este sábado.

Tras los pesajes de los pugilistas que enmarcarán la pelea entre Canelo y Triple G, el primero en salir fue justamente el kazajo, con los brazos en alto, enfundado en un pants verde, vitoreado por quienes lo ven como favorito a llevarse la contienda.

Después, entre el alarido de los connacionales, Saúl Álvarez salió con un semblante de confianza, respaldado por la ovación que ensordeció el recinto.

Golovkin subió a la báscula y registró 160 libras (72 kilos y 500 gramos), lo mismo que el tapatío.

Tras bajar de la romana y beber agua, los dos boxeadores firmaron su rivalidad con un combate de miradas ante los flashes y gritos de la genteque espera expectante el intercambio de golpes entre Canelo y Triple G.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta