En solidaridad con los deudos de las 78 personas fallecidas a en el temblor del 7 de septiembre, el gobierno de Oaxaca canceló la fiesta y el desfile posteriores al Grito de Independencia.

El gobierno estatal dio a conocer, a través de sus redes sociales, que sólo se desarrollará el acto cívico correspondiente al inicio de la guerra de Independencia, pero no habrá festejo, pues los recursos estatales deberán de dirigirse al apoyo de los 41 municipios afectados.

Por orden del gobernador Alejandro Murat, se canceló el brindis que tradicionalmente se ofrece la noche del 15 de septiembre en el palacio de gobierno.

También el desfile cívico militar del 16 de septiembre ha sido suspendido en señal de duelo y solidaridad.

 

En contraparte, profesores de la Sección 22 adheridos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se reunirán esta noche, en el zócalo de esta ciudad, para dar “el antigrito” magisterial popular, con un sentido de denuncia ante la emergencia por los daños que causó el temblor de 8.2 grados.

De acuerdo con la convocatoria emitida por la gremial disidente, este evento político será a las 20:00 horas, en el quiosco de la Plaza de Armas, frente al palacio de gobierno.

Por esta ocasión, el grito alterno del magisterio tendrá como arenga el reclamo de la atención urgente a quienes perdieron su patrimonio a consecuencia del fenómeno natural.

Con información de Excélsior

Compartir

Dejar respuesta