Los administradores

0

En principio, NO deberían llamarles ADMINISTRADORES, para NO confundirlos con otros cargos, pues, en realidad, los propios PRESIDENTES MUNICIPALES deberían desempeñar esa función, ser ADMINISTRADORES honestos del ERARIO de su comunidad. El poco dinero que reciben de los ciudadanos, requiere de ser manejado con mucha inteligencia y honestidad, para que “alcance para algo”. Por regla general, esa ciudadanía aporta MUY POCO apoyo económico, CASI NADA, a sus autoridades. Su pobre colaboración económica se circunscribe, si acaso, al pago del IMPUESTO PREDIAL, que es muy pobre, pero que, al ser OBLIGATORIO el pago ante el ESTADO o FEDERACIÓN, muchas familias lo cubren, a sabiendas de que le da seguridad a la posesión de su casa. Y aún así, en las tesorerías municipales se rezaga un gran número de esos recibos, que NO son pagados. Por otra parte, los ADMINISTRADORES NO son más que la resultante de la falta de UNIDAD y MUCHA envidia de los propios pobladores, que prefieren que vaya alguien de fuera a manejar sus “centavos” a que estos sean contados y aplicados por alguno de sus PAISANOS. Es increíble la saña con la que se atacan mutuamente, para NO aceptar a alguien en el cargo de “presidente”. Y finalmente, quien en realidad debería llevar el control de esos centavos es el TESORERO municipal, desde luego autorizado por su presidente. Por ahí dejamos una enseñanza que POCAS autoridades aplican. Los CINCO integrantes del CONCEJO MUNICIPAL, FIRMÁBAMOS las ACTAS de autorización de los gastos y de los pagos correspondientes, sobre todo en los casos de las OBRAS en beneficio de la comunidad. Al final del TRIENIO habíamos entregado a la AUDITORÍA del estado, TREINTA Y SEIS carpetas con actas y recibos o facturas de los gastos autorizados por el propio CABILDO, ya que en calidad de tales se tomaban los acuerdos y se aprobaba la aplicación de los centavos del ERARIO. Además del terrible papeleo, la prueba máxima del manejo del dinero “del pueblo” (más bien, de que mandaba la FEDERACIÓN) eran las propias OBRAS, que estaban a la vista de la comunidad desde su inicio o aprobación ya que eran PROPUESTAS por ellos mismos, NO eran un capricho o un adorno político de los concejales. De las DIEZ obras importantes que se aprobaron al INICIO de la gestión se realizaron por lo menos el noventa por ciento o quedaron, las más costosas, avanzadas en gran parte, para ser terminadas en la gestión subsecuente. Así que, NO entendemos por qué tanto cuento por aquello de los “administradores” que son enviados por el gobierno, si esa medida obedece a la FALTA de ACUERDOS de la propia población en la que NO aceptan a ninguno de sus PAISANOS en la presidencia de su CONCEJO. Claro que, eso tampoco es motivo para que los administradores sobrepuestos por ese motivo lleguen a ROBARSE el dinero que la FEDERACIÓN pone en sus manos en las DOS partidas que TODOS y cada uno de los MUNICIPIOS RECIBEN. Hay municipios donde la cantidad SÍ es para que les cosquillen las manos, pues se trata de muchos MILLONES de pesos. Hay otros donde hasta daría pena quitarles una parte de las migajas que les envían. Lo cual obedece también a lo POCO que la propia CIUDADANÍA aporta para su comunidad. Lo que les ASIGNA la FEDERACIÓN es proporcional a lo que cada municipio aporta para sus propia función y operación. Deberían aprender que en ese caso, primero es DAR y después RECIBIR.

Opinión de Juventino Gamelí Cruz García

Compartir

Dejar respuesta