Del bullying a la muerte

0

No se trata de un juego. El abuso sexual y el acoso escolar (o bullying) no solamente son de los peores delitos, también son un factor que aumenta el riesgo de suicidio en jóvenes.

De hecho, cuando un niño es víctima de abuso sexual y/o acoso escolar tiene 10 veces más riesgo de cometer suicidio cuando llegue a la juventud o la edad adulta, de acuerdo a un estudio a cargo del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM).

Una publicación de Pablo Soler, en El Mundo, indica que “los jóvenes que padecen cualquier tipo de violencia interpersonal durante su desarrollo tendrán en un futuro un mayor riesgo de morir por suicidio, o en su defecto, intentarlo”.

El suicidio es la primera causa de muerte en el mundo, en los jóvenes que tienen entre 15 y 19 años de edad, según datos emitidos por el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés).

Soler agrega que “las consecuencias de una exposición a un hecho que les cause daño físico, psicólogo o sexual en edades tempranas las sufren en particular los jóvenes y adultos jóvenes, con edades comprendidas entre los 12 y los 26 años”.

Entre las secuelas, quedan múltiples problemas emocionales y de comportamiento, “lo que deriva en una mayor vulnerabilidad a comportamientos suicidas e, incluso, a la muerte por suicidio”, añade.

Jordi Alonso, quien encabezó el estudio del IMIM, subraya que quienes son víctima de violencia interpersonal en su etapa de desarrollo “tienen dos veces más riesgo de intentar quitarse la vida cuando son jóvenes o adultos jóvenes. Este riesgo casi se cuadruplica cuando el abuso ha sido sexual. No obstante, la asociación aumenta hasta 10 veces con respecto a los niños y adolescentes que no han sido víctimas”.

Con información de Reporte Indigo

Compartir

Dejar respuesta