Libres de corrupción

0

El Gobernador AMH al instalar la Junta Directiva de la Secretaria de Salud reiteró que su gobierno trabaja para ofrecer a los oaxaqueños un servicio de salud digno, eficiente y, especialmente, libre de corrupción. Declaración oficial que resulta encomiable por la intención de eliminar la podredumbre que entre directivos y sindicato lesionan el noble propósito de médicos, enfermeras y trabajadores administrativos, que al margen de intereses mezquinos o políticos cumplen con su digna labor de profilaxis o de devolver la salud y bienestar físico o mental a los enfermos.

La declaración del Gobernador de liberar de corrupción a una institución, en principio es encomiable porque implica se acepta coexiste podredumbre o corrupción en el sistema de salud y, una vez aceptado se puede solucionar. El asunto es grave porque se ha convertido un hábito cotidiano y, si para mal en nuestra triste realidad es normal entre oficiales de policía o tránsito, políticos y hasta jueces o magistrados, porque al final nadie se muere, es absolutamente inaceptable y desatinado que exista donde está de por medio la salud y vida de las personas. Somos un estado corrupto, donde todo se soluciona con paros, bloqueos, secuestros de oficinas, intimidación, chantajes y amenazas; las leyes no importan, la ética no cuenta y el respeto al derecho ajeno es entelequia, por ello, con el beneficio de la duda es encomiable que el gobernador anuncie que dejará libre de corrupción a la Secretaria de Salud, y ojalá después a las demás instituciones, pero no creo que se pueda, estamos infectados de corrupción, tenemos hábitos inmorales, costumbres insanas, tradiciones perversas y una gama amplia de deshonestidad e impunidad, desde los sacerdotes pederastas hasta los pseudo médicos: charlatanes homeópatas, acupunturistas, chinos, místicos, cósmicos y demás lenguaraces que medran con la salud de las personas. En la colonia reforma están parapsicólogos, otros de medicinas alternativas, flores de Bach, constelaciones, curanderos y demás que se dicen poseedores de conocimientos no científicos, que únicamente engañan a la gente. A un médico se le exige certificación, actualización y profesionalismo, pero a los charlatanes no, se les deja engatusar a los enfermos, engañar a los pacientes y esa es la peor corrupción que existe, que los chiflados abusen de la ignorancia y desesperación de los enfermos. Sí, bien que la SSO quede libre de corrupción, pero también que se libre Oaxaca de charlatanes de la medicina.

Opinión de Carlos R. Aguilar Jiménez

Compartir

Dejar respuesta