El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría, enfatizó que combatir la corrupción más allá de las sanciones graves tiene que prevenirse como si fuera un tema de salud pública.

En conferencia de prensa, al presentar el Estudio de la OCDE sobre Integridad en México, pidió que se fortalezca las líneas de defensa contra la corrupción.

“Mientras que las reformas se actualizan y fortalecen la gestión de riesgo y las políticas de control interno, deben estar respaldadas por la profesionalización del servicio público, un gran tema pendiente”, puntualizó.

Gurría Treviño expresó que las reformas en materia anticorrupción corren el riesgo de perder credibilidad si se permite a funcionarios y empresas corruptas ser beneficiarias de la impunidad.

Además, mencionó que la desconfianza en la federación comienza en los gobiernos locales.

Por su parte, la secretaria de la Función Pública, Arely Gómez González, anunció que la dependencia trabaja para emitir el nuevo Código de Ética de los servidores públicos del gobierno federal.

Refirió que el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) es imprescindible para combatir este delito.

Resulta fundamental fomentar un SNA completo y coherente, en el que las responsabilidades institucionales y mandatos nos permitan a las autoridades cumplir con los compromisos tanto a nivel federal como local”, dijo.

Gómez González también detallo que solicitó a la OCDE comenzar un proyecto de colaboración para la transformación del sistema Compranet.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta