Economía de Oaxaca está estancada: IMCO

0

En los últimos dos años en Oaxaca se agudizó la crisis económica; los niveles del Producto Interno Bruto y la Inversión Extranjera disminuyeron; sólo una tercera parte de sus carreteras están pavimentadas; se tiene una elevada conflictividad política y social; la entidad cuenta con el mayor rezago educativo y salarial, al mismo tiempo que enfrenta serios problemas de contaminación y baja productividad.

Así lo establece el Índice de Competitividad Estatal 2016 del IMCO, en un análisis de la realidad oaxaqueña al mes de noviembre de 2016, fecha en que concluyó el gobierno de Gabino Cué Monteagudo.

A través de su presidente, Valentín Diez Morodo, el organismo señala que hay avances relevantes en la economía nacional, a pesar de las crisis mundiales pero que “Oaxaca se mantiene estancado con sus añejos problemas y desafíos”.

En su reporte al mes de noviembre, refiere que en 2005, el PIB per cápita de la Ciudad de México era 5.12 veces mayor que el de Chiapas, 4.92 veces mayor que el de Oaxaca y 4.17 veces mayor que el de Guerrero.

Refiere que nueve años después, en 2014, el PIB per cápita de la Ciudad de México era 5.41 veces más grande que el de Chiapas, 4.61 veces el de Oaxaca y 4.38 veces el de Guerrero.

Subraya que Oaxaca se ubica entre los Estados que menos ha crecido en los últimos 10 años, es decir, sólo ha crecido un 2 por ciento.

PRODUCTIVIDAD

De acuerdo al informe, en la Ciudad de México, por ejemplo, se producen 294 pesos por hora trabajada, mientras en Chiapas, Oaxaca y Guerrero el valor de la producción por hora trabajada alcanza apenas 64, 68 y 77 pesos respectivamente.

También detalla que de acuerdo con los últimos datos disponibles, en 2010 Oaxaca era el estado con el menor porcentaje de manzanas cuyas vialidades estuvieran completamente pavimentadas, y era también el segundo estado con el menor PIB per cápita del país, únicamente por encima de Chiapas.

CAPITAL HUMANO

Según el IMCO, la Organización de la Sociedad Civil, Mexicanos Primero, creó el Índice de Cumplimiento de la Responsabilidad Educativa-Estatal (ICRE-E), el cual permite comparar los avances en la materia a nivel sub nacional.

Y de acuerdo con el ICRE-E 2016, los cinco estados con el más bajo desempeño en materia de cumplimiento educativo son Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Veracruz y Guerrero, mientras el estado con el mejor desempeño es Aguascalientes.

Destaca que no es coincidencia que los cinco estados peor calificados se encuentren en la lista de los estados más rezagados y económicamente estancados, sino que refuerza la idea de que sin la disponibilidad de un acervo de capital humano capaz y productivo, no hay mucho que se pueda lograr en materia económica.

Al final, refiere que Oaxaca se encuentra entre los 10 estados con menores niveles de Producto Interno Bruto y de Inversión Extranjera Directa 

EXPORTACIONES

De acuerdo con Ricardo Zaldumbide, presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (COMCE) de Querétaro, la vocación no se inventa, y mucho menos por decisión de servidores públicos, más bien es la composición sectorial que observamos como resultado de los recursos naturales disponibles, el nivel de industrialización inicial y la producción histórica.

Sin embargo, señala que la vocación productiva no significa que exista valor agregado ni que los estados están destinados a esas actividades: “Oaxaca, Chiapas y Guerrero tienen vocación productiva agropecuaria, pero no generan valor porque no han sabido integrar cadenas de valor para dejar de exportar productos básicos y transitar a procesados. Exportar no es mandar producción a la frontera, es llevar un producto con valor agregado. Las materias primas se pueden industrializar en otros lugares”, comenta.

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad, existen 14 estados que en 2014 aportaron únicamente 7 por ciento del total de las exportaciones.

Añade que esto nos habla de una gran disparidad entre los estados. Generalmente estos estados se encuentran en la zona sur y son los menos desarrollados como Guerrero, Chiapas, Oaxaca y Michoacán.

Señala además, que otros registran pocas exportaciones porque se han especializado en sectores distintos a la industria manufacturera como los servicios turísticos, este es el caso de Quintana Roo, Nayarit y Baja California Sur.

CARRETERAS

También indica que, de acuerdo con datos del Anuario Estadístico y Geográfico por Entidad Federativa 2015 del Inegi, en Guerrero, Oaxaca y Chiapas las carreteras pavimentadas como proporción de las carreteras totales se encuentran entre 30 por ciento y 34 por ciento.

En contraste, explica, Nuevo León y Querétaro tienen 65 por ciento y 59 por ciento. Sin duda el factor distancia a la frontera y la falta de conectividad disminuye el atractivo de las regiones del sur para detonar actividades productivas de exportación.

CORRUPCIÓN

El estudio señala que a los problemas de seguridad y corrupción se les suman los conflictos políticos y sociales de cada estado.

Anota que un número importante de entrevistados reveló que no buscarían operar en estados como Chiapas, Oaxaca o Guerrero por estos factores.

Añade que el conflicto magisterial y los grupos de autodefensa, por ejemplo, son citados como desestabilizadores de la actividad empresarial, sea cual sea la posición ideológica al respecto de estos problemas sociales.

ESTADO DE DERECHO

Por último, indica que resolver problemas de Estado de derecho en las entidades permitirá la formación de un mejor ambiente de negocios y en este contexto entendemos al Estado de derecho como el restablecimiento de la paz interna frenada por conflictos locales.

Apunta que en estados como Chiapas y Oaxaca el conflicto magisterial ha tenido un impacto en la economía local: reducción de turismo y cierre de establecimientos. En estados fronterizos y otros como Veracruz o Michoacán la debilidad de las autoridades ha abonado al crecimiento de violencia a inseguridad por el crimen organizado.

Si Oaxaca destaca en algo, añade, es en la exportación de algunos productos como el petróleo refinado, la cerveza, los dátiles, piñas y aguacates, entre algunos otros productos.

ECONOMÍA INFORMAL

Según el estudio, en Oaxaca, Veracruz y Michoacán (3 de los estados más pobres) el diferencial de salarios entre formales e informales se encuentra también entre 80 por ciento y 120 por ciento.

Explica que ser un trabajador formal en México, en promedio, significa tener ingresos 63 por ciento superiores a los de un trabajador informal, sin contar las prestaciones que ofrecen los contratos formales. Mientras los salarios en empresas formales son de aproximadamente 7 mil 100 pesos, para los trabajadores informales son de 4 mil 300 pesos al mes.

El estudio señala que Oaxaca se encuentra entre las 10 entidades con mayor rezago educativo, además enumera que en 2014 se presentaron 326 agresiones a periodistas, 76 por ciento de éstas tuvieron lugar en siete estados: Ciudad de México (85), Quintana Roo (42), Veracruz (41), Guerrero (28), Oaxaca (22), Puebla (16) y Sinaloa (13).

Con relación a la productividad, indicó que el subíndice de Factores mide la productividad de los trabajadores y otras características esenciales del empleo, ya que este el capital humano representa el factor de producción más importante para la competitividad de cada entidad federativa.

Aquellas entidades donde los trabajadores están más capacitados y los salarios son mayores se vuelven más atractivas para el talento y, por consiguiente, atraen inversión.

En el caso de Oaxaca, la entidad se ubica en el lugar 32 y con una enorme desigualdad salarial, además de que el estado cayó del lugar 25 al 2014, es decir 6 puntos, en el subíndice de economía, el cual incluye indicadores que describen la distribución del PIB, el dinamismo de la economía, los niveles de deuda, la dependencia y la diversificación económica.

Con información de Misael Sánchez

 

Compartir

Dejar respuesta