El sur de España se convertirá en un desierto y los bosques caducifolios desaparecerán de gran parte de la cuenca del Mediterráneo a menos que se controle drásticamente el calentamiento global

El calentamiento global desaparecerá la región mediterránea

Publicado hoy en la revista estadounidense Science Advances, el estudio respalda los hallazgos divulgados en 2015 por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) de EU que defendían que lejos de ralentizarse, el calentamiento global se aceleró desde el inicio del siglo.

Tanto el estudio de la NOAA como el publicado hoy por Science Advances responden a otro que constataba una aparente reducción en la tendencia al alza de las temperaturas durante el periodo 1998-2012, a la que los expertos se referían como “interrupción” del calentamiento global.

 

Seis integrantes hispanos del Johnson Space Center explicaron cómo es que monitorean los efectos del calentamiento global

¿Cómo vigila la NASA al calentamiento global desde el espacio?

Los negacionistas del cambio climático han utilizado los resultados de ese estudio para defender sus tesis.
Investigadores de la californiana Universidad de Berkeley y la inglesa Universidad de York concluyeron que esa pausa documentada se debió a un error en los anteriores métodos de medición, que tendieron a calcular una temperatura más caliente que la real.

En el pasado, la temperatura de los océanos se medía con muestras de agua canalizadas a través de la sala de máquinas de los buques, una zona caliente que templaba los modelos.

Ahora, la temperatura se mide con boyas instaladas directamente en el océano, por lo que los resultados son más fiables.

El estudio constata que mientras en 1980 el 80% de las muestras se obtenían a través del primer método, ahora ese mismo porcentaje se consigue con boyas.

 

Un estudio liderado por la ONU servirá como guía para los gobiernos en contra del calentamiento global

Científicos combaten al calentamiento global

Los defensores de la “interrupción” del calentamiento global combinan en sus estudios los resultados de ambos métodos.

Más allá de constatar el origen del malentendido, los científicos de Berkeley y York hicieron un estudio de la evolución de las temperaturas utilizando por separado datos obtenidos por las boyas, satélites y robots flotantes y los resultados obtenidos fueron idénticos a los de la NOAA.

Desde el año 2000, el calentamiento de los océanos se aceleró hasta un ritmo de 0.12 grados centígrados por década, casi el doble que durante el periodo 1970-1999, cuando el calentamiento fue de 0.07 grados cada 10 años.

El estudio de la NOAA recibió numerosas críticas en la Cámara de Representantes de Estados Unidos que algunos atribuyeron a razones políticas y no científicas, por lo que este nuevo estudio respalda los resultados de forma independiente.

Con información de El Universal.

Compartir

Dejar respuesta