Ford Motor Co canceló una inversión de mil 600 millones de dólares en una fábrica en México destinada a fabricar el modelo Chevy Cruze, en su lugar usará 700 millones de dólares para una planta en Michigan; lo anterior luego de que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, presionara a la compañía a través de redes sociales.

“General Motors está enviando su modelo Chevy Cruze fabricado en México a los concesionarios de Estados Unidos libre de impuestos en la frontera. ¡Hágalo en EU o pague un gran impuesto fronterizo!”, publicó Trump en un mensaje en Twitter.

“Esta inversión en la Planta de Ensamblaje de Flat Rock (en Michigan) tiene origen en los mil 600 millones que la compañía previamente ha planeado invertir en la nueva planta en México”, dijo la empresa en un comunicado.

Según el presidente ejecutivo de Ford, Mark Fields, la decisión de cancelar la nueva planta en México responde a la necesidad de “usar completamente la capacidad de las instalaciones existentes” considerando una baja de las ventas de los automóviles de tamaño medio como el Ford Focus y el Fusion.

La empresa anunció que la decisión estuvo influida por los objetivos políticos de Trump, como bajar los impuestos y reducir las regulaciones, pero que no hubo una negociación entre la empresa y el político republicano sobre la planta en México.

El peso mexicano reaccionó desfavorablemente al anuncio con una pérdida de un 0.85 por ciento a 20.90, mientras que las acciones de la automotriz subían un 3 por ciento, a 12.49 dólares, en el mercado estadounidense.

La empresa dijo además que construye el modelo Cruze hatchback para mercados globales en México y que sólo un pequeño número se vende en Estados Unidos.

Con información de Reuters

Compartir

Dejar respuesta