No cambiar tus lentes podría ser malo para tu salud

0

Si usted padece algún problema de la vista y utiliza lentes, debe saber que las visitas al optometrista son algo que no debe dejar pasar y no esperar a que aparezcan síntomas o señales que le indiquen que es necesario cambiar sus gafas.

Lo recomendable, según los especialistas, es que, si empezó a usar lentes desde que era un niño, acuda a que revisen si ha cambiado su graduación al menos una vez anualmente, hasta que cumpla los 14 años de edad.

Lo anterior se debe a que los mayores cambios en graduaciones son más frecuentes en los niños debido a su crecimiento, y esta situación se repite en la adolescencia. Ya cumplidos los 15 años, las revisiones pueden llegar a hacerse incluso cada dos años.

Según los expertos, es entre los 25 y los cuarenta años cuando las graduaciones suelen permanecer más estables, pero es también a partir de estas edades cuando inicia la presbicia o vista cansada.

Así pues, una vez cumplidos los cuarenta, es necesario volver a revisar la graduación de sus anteojos al menos cada año si no presenta molestias o lo más pronto posible si presenta síntomas que van desde visión borrosa o dolor en la cabeza.

Con información de agencias

Compartir

Dejar respuesta