La argentina Belén Mirallas denunció que un hombre intentó violarla la noche de Navidad, mientras caminaba por la arena de Playa del Carmen, en México.

Su experiencia en artes marciales le permitió desprenderse del agresor y finalmente dar aviso a las autoridades, después de sufrir minutos de extrema desesperación, tal como lo relata en un video que dio a conocer este martes en la red social Facebook, el cual ha comenzado a viralizarse en su natal Argentina, por lo que no deja de recibir mensajes de apoyo.

“Nos están matando. Me quisieron violar. Difundan por favor”, escribió Belén en su perfil, en el que se puede ver la grabación donde cuenta lo vivido, acompañada de un amigo, a quien llama “Capu”, quien la contiene, en medio de las lágrimas, según dio a conocer el diario local El Sol y recupera La Nación, también de ese país.

“Lo primero que recordé fue a las chicas de Montañita”, expresó la chica durante su estremecedor relato, recordando a María José Coni y Marina Menegazzo, las jóvenes mendocinas que fueron asesinadas en febrero pasado en la localidad balnearia ecuatoriana.

Belén contó que se encontraba el domingo en la playa alrededor de las 20.30 cuando el hombre se le acercó sorpresivamente. Sin embargo, no sintió miedo porque consideró que su aspecto no salía de lo común, aunque decidió seguir caminando mientras el sujeto le hablaba y le contaba detalles de su vida, por lo que finalmente optó por alejarse. Minutos después, logró llamar por teléfono a “Capu”, y en una distracción durante la conversación sintió que la atacaron por la espalda.

“El tipo me tira al piso, me agarra del cuello y me tapa la boca, para callarme. Logré liberarme con la mano derecha, y le apreté la tráquea, y al hacerle suficiente daño me pega un puñetazo, aunque lo tenía agarrado, pero se aleja y empieza a correr”, cuenta Belén, quien no logra comprender qué motivó al hombre a escaparse; quizás sus conocimientos en artes marciales, o la aparición de una persona con una linterna, agente de seguridad de un barrio cercano a la playa, quien habría escuchado los gritos de la joven, pero que no logró atrapar al agresor, que se perdió entre la gente de la ciudad.

“Sentí mucha ira, por no poder atraparlo”, dijo Belén, recordando que el hombre dejó una mochila tirada, pero sin ningún tipo de identificación. Sin embargo, asegura que “le cayó la ficha” de que quiso violarla cuando recorrió el lugar donde la atacó, ya que encontró tiradas unas tijeras. “Toda la vida practiqué artes marciales, pero nunca pensé que iba a servirme para esto. Pero ese no es el punto, ninguna mujer debería saber defenderse porque nadie debería atacarnos”.

“Yo no andaba con miedo, recorriendo todo México, nunca tuve miedo de otra persona. Pero, ahora yo ya no quiero salir de mi casa. Lo mio fue una violencia oportunista pero soy consciente de que hay muchas mujeres que son agredidas y violadas todos los días, y el sistema de justicia no está preparado para recibir a este tipo de víctimas”, explicó la joven, que contó que la policía desconfiaba de su versión de los hechos y que se cansó de aclararles que no se trató de un intento de robo sino de un intento de violación.

Con información de El Universal.

Compartir

Dejar respuesta