Han pasado ocho días, y los vecinos y comerciantes del municipio de Tultepec en el Estado de México no han podido olvidar las explosiones que acabaron con el Mercado de San Pablito, su única fuente de ingresos, y que cobraron la vida de 36 de sus familiares y amigos.

El predio que albergaba 300 puestos del mercado de pirotecnia, el más importante del Estado de México quedó reducido a escombros que ya han empezado a retirar.

Los rostros de dolor y tristeza aún están presentes en Tultepec, por la pérdida de 36 de sus compañeros y familiares.

Las familias todavía están al pendiente de los 21 pacientes que permanecen internados en los hospitales de la Ciudad de México y el Estado de México.

Y aunque las autoridades les han dado apoyos e iniciaron las labores de limpieza en el predio todavía hay incertidumbre de que pasara con su fuente de ingresos.

Hasta el momento y aunque ya concluyeron los peritajes todavía no se sabe que provocó las explosiones que acabaron con este mercado a donde acudían comerciantes de toda la República a comprar pirotecnia.

Dentro del predio se trabaja para remover los escombros, mientras en la cabecera municipal iniciaron los exámenes para determinar las secuelas que puedan tener quienes presenciaron las explosiones y se les brinda apoyo emocional.

Mientras que en las inmediaciones continúan flores veladoras que recuerdan a los que perdieron la vida y letreros pidiendo los dejen entrar para buscar a sus seres queridos.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta