Hay bases para confiar que el 2017 será un mejor año: Chávez

0

 

El Arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, sostuvo que se termina el año con muchas esperanzas, por lo que llamó a las personas a reflexionar para mejorar cada día, para tener pasos firmes hacia un futuro mejor

OAXACA.- En su mensaje dominical, el Arzobispo José Luis Chávez Botello indicó que se debe combatir la avaricia, la soberbia y terminar con la desorientación que existe, impulsar la educación con valores y tener mayores acciones solidarias hacia la sociedad, y enfatizó que se tienen condiciones para que el próximo año sea mejor para todos.

En este sentido, dijo que el año se cierra con mucha esperanza, se revisa para atrás para reflexionar, para tomar el aprendizaje, para tener piso firme, sanar heridas y mirar siempre hacia adelante, se tiene la luz segura en el Niño de Belén, lo malo es cuando se le pierde de vista.

Se debe salir al encuentro de las personas, quizá por décadas se acostumbró a estar esperando en el templo a que llegaran, pero esto debe cambiar, salir, dar la buena nueva, no sólo los sacerdotes sino todos los católicos, afirmó.

Debe salir porque se tiene mucha desorientación, soberbia, por ello se debe iniciar con mucha esperanza y acción, “para amar y ser feliz no es indispensable el dinero, la Navidad muestra otra forma de vivir, se encuentran personas que se quieren”.

Indicó que se tiene la experiencia de que un balón o una piñata generan diversión, a veces solo juntarse trae felicidad, y en el mensaje central del Niño de Belén resalta la humildad, solidaridad y pobreza por amor, todo lo contrario a la soberbia que daña y destruye.

Si se contempla al Hijo de Dios se experimentará que el Niño de Belén hace grande, el pobre hace ricos y fuertes, la Navidad llama a abrirse a los demás, a compartir lo bueno que se tiene, aseguró.

Afirmó que este es el camino seguro de la felicidad, por ello se debe revisar lo que se tiene, felicidad, salud, para saber si sirve para mejorar las relaciones, unirse o por el contrario lo que se tiene y se va adquiriendo aleja de los demás.

Se debe verificar la situación que se tiene, conocimientos, casualidades que Dios reparte son herramientas para construir, es el camino de las personas realizadas y con calidad humana, de familias felices, sostuvo.

Ante el Niño del pesebre se debe atender a personas con discapacidad, pobres, con alguna dolencia, pues Dios los pone en el camino para crecer, “si se tiene una discapacidad o enfermedad, Dios llama a crecer así en paciencia, para fortalecer y humanizar, para crecer en calidad”.

Se tienen cualidades humanas no aprovechadas para hacer el bien, nadie es tan rico que no necesite de los demás, nadie es tan pobre que no pueda ayudar, enfatizó.

Con información de Iván Castellanos

Compartir

Dejar respuesta