Lo impensado llegó a La Joya. En 20 días, lo que era una invitación a un festejo cambió la vida de Rubí Ibarra García, de su familia y de la comunidad en que reside.

Mientras se inundaban las redes sociales con memes y el video en que Crescencio hacía un llamado al que quisiera estar presente en el festejo de su hija, también, el poblado evidenciaba algunas carencias: No hay hospital, carecían de la cobertura de energía eléctrica, ¿señal para el celular? Ni pensarlo, no tienen agua potable; ni hay un sistema de drenaje; al menos 11 elementos de la policía local se encargaban de resguardar al poblado…

Medios nacionales e internacionales dieron seguimiento al desenlace del llamado evento social del año; al percatarse de la magnitud, las autoridades estatales acordaron dar apoyo a la organización.

Personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se trasladó al lugar y tras coordinarse con la familia de la festejada y las autoridades de Villa de Guadalupe, el superintendente de la paraestatal en Matehuala, Héctor Álvarez Silva, informó:

“El poblado cuenta con energía eléctrica, pero no cuenta con la infraestructura para instalar un escenario para la actuación de varios grupos musicales, por lo que se instalaron plantas de luz”.

Sobre la telefonía, Telcel acudió al sitio y es lo que ha permitido que varios medios que dan cobertura al jolgorio puedan transmitir las primeras imágenes de los XV años de Rubí.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta