¿Te tocó llevar el vino? Cómo elegir la botella adecuada

0

En este mes en que abundan los brindis, te damos algunos consejos prácticos para elegir la botella de vino más adecuada para tu comida o cena.

  • Lo primero es informarte sobre el menú. Averigua los platillos que se servirán y los ingredientes que los conforman. Recuerda que la función del vino es complementar, enfatizar o acompañar al sabor de la comida, y no entorpecer su disfrute, invadirlo, competir con el sabor de la cena o pasar desapercibido.
  •  Una vez que conozcas el menú en general, podrás elegir un “color” de vino. Como regla general, los vinos tintos fuertes van bien con la carne de res, los estofados, los quesos maduros, patés y cualquier otro platillo de sabor intenso; los tintos ligeros maridan con pastas, carne de cerdo, aves de sabor intenso, quesos semimaduros, platillos de sabor intermedio y postres como el chocolate; los vinos blancos combinan bien con pescados, aves de sabor tenue, quesos frescos, ensaladas y algunos postres; finalmente, los vinos rosados combinan bien con aves, pescados de sabor fuerte —por ejemplo, salmón— y quesos semimaduros.
  • A continuación, considera el rango de precios que se ajuste a tu bolsillo.Si bien los vinos más costosos no necesariamente son los mejores, es poco probable que un vino de mesa que cuesta menos de 100 pesos en el súper tenga la calidad que merece una ocasión especial.
  • Enseguida, debes saber que existen dos sistemas de clasificación de los vinos: la europea —que comprende pero no se limita a los vinos italianos, franceses, españoles y alemanes— y la del resto del mundo. En el primer caso, la etiqueta de la botella te dirá de qué región proviene el vino; en el segundo —que incluye pero no se limita a los vinos chilenos, argentinos, australianos, sudafricanos y mexicanos—, la etiqueta se referirá al tipo o a los tipos de uva con que se fabricó el vino.
  • El sistema europeo por región es sumamente complejo, ya que cada país cuenta con decenas o cientos de regiones vinícolas con denominación de origen y características muy definidas. Aun así, la recomendación general es maridar —es decir, combinar la vida con el vino— la comida de un origen determinado con el vino de la misma región: por ejemplo, las pastas italianas con salsa de tomate combinarán bien con un Chianti o un Montepulciano d’Abruzzo; un Boeuf Bourguignon con un vino de Borgoña, o en su defecto con un Côtes du Rhone o un Beaujolais Villages; y la paella, el gazpacho y la tortilla de patatas de España merecerán un vino de La Rioja, de Penedés o una selección de Bodegas Lleiroso de la Ribera del Duero.
  • La cocina mexicana, sus moles, adobos y picantes, por desgracia, no combinan bien con el vino. En ese caso, lo mejor es combinarla con cerveza.

Por otra parte, a continuación te compartimos una guía de las cepas —es decir, de “tipos de uva”— más comunes que encontrarás en el supermercado y los platillos con que podrás combinarlas con éxito.

  • Cabernet Sauvignon. Es una uva de sabor fuerte y redondo. Combínala con carnes rojas y de caza, quesos fuertes y platos con sabores amargos.
  • Merlot. Una uva de intensidad media, untuosa y con tintes afrutados a ciruela y frutos rojos. Se marida bien con ciertos dulces, quesos semimaduros, guisos, legumbres, carnes de caza y platillos con arroz.
  • Shiraz/Syrah. Su sabor potente y distintivo combina aromas florales y afrutados con tonos ahumados en su sabor. Es una uva flexible, pues lo mismo marida con carnes rojas —de caza, de brasa y asados—, potajes y guisos que con chocolate.
  • Malbec. Es la uva que mejor marida con un corte de carne a las brasas estilo argentino; también se recomienda con cordero y con verduras como tomates y pimientos.
  • Pinot Noir. Una uva elegante, difícil pero sublime, que es la base de los borgoñas franceses. Aporta sabores afrutados y florales. Combina maravillosamente con la cocina asiática, carnes blancas, ciertos pescados, legumbres, cordero, hongos y quesos suaves.
  • Zinfandel. Es una uva típicamente californiana, cuyo sabor se divide entre sus dulces tonos afrutados y su ligero tono picante. Es un vino ligero y afable, que combina bien con platillos populares como la pizza, las pastas y las carnes asadas.
  • Tempranillo. Es la uva española por excelencia, que conforma a la mayor parte de los vinos de La Rioja. Combínalo con quesos, carnes frías y platillos de la cocina española.
  • Chardonnay. Es la uva blanca más popular por su sabor bien balanceado, afrutado y con poca acidez. Marida bien prácticamente con cualquier pescado, con mariscos de sabor ligero, quesos frescos y frutas.
  • Sauvignon Blanc. Una uva que lo mismo puede tener notas herbáceas que afrutadas. Puedes usarlo como aperitivo con anchoas, aceitunas o frituras de pescado, o bien maridarlo con ensaladas, platos con tomate y pimiento, quesos cremosos y grasos —como el Brie, el Camembert o el Feta—, mariscos preparados de forma sencilla y ciertas comidas picantes.

Con información de Milenio

Compartir

Dejar respuesta