Publicada el 30-11-2016 (12:25:45)
Los países productores de petróleo (OPEP) han acordado este miércoles en Viena el primer recorte de producción desde 2008, según ha informado a Reuters una fuente del organismo que reúne a 14 de los principales productores. Según la fuente, el acuerdo ratifica el borrador alcanzado en septiembre en Argelia, cuando se fijó una producción máxima de 32,5 millones de barriles diarios, frente a los 33,6 actuales. El precio del crudo en los mercados se ha disparado desde que esta mañana las perspectivas para el acuerdo se volvían optimistas. El precio del barril de brent se ha disparado cerca de un 8%, desde los 46,4 dólares de ayer a más de 50 de hoy.

Ya desde mediodía (hora española), el precio del barril en los mercados anticpaba el acuerdo, después de que los representantes de Arabia Saudí, primer productor mundial, Irán e Irak, que se habían reunido previamente en un hotel de Viena, expresaran su “optimismo” sobre el acuerdo. “Estamos cerca (de un acuerdo)”,decía el ministro del Petróleo iraní, Bijan Zangeneh, de camino a la sede de la OPEP, donde iba a celebrarse el pleno del organismo. En el encuentro previo a la cumbre se había llegado a un “marco” para el acuerdo, decía. Su colega iraquí, Jabbar al Luaibi, tmbién se mostraba esperanzado, sin dar detalles. Finalmente, el ministro saudí de Energía, Khaled al Falih, expresaba el “sentir optimista y positivo” de cara a la cumbre. La organización buscaba desde hace meses un acuerdo para recortar la producción y elevar los precios del barril, que han caído desde los 120 dólares por barril de junio de 2014 hasta los 50 actuales.

El acuerdo final, según la fuente, se basa en el pacto preliminar que los 14 miembros de la OPEP, responsables de un tercio de la producción mundial, lograron en septiembre en Argelia, que preveía limitar la producción a entre 32,5 y 33 millones de barriles diarios, frente a los actuales 33,64 millones. El problema estribaba en cómo repartir la reducción.

Las posiciones de Arabia Saudí, Irán e Irak

Irán se niega en redondo a recortar producción –unos 3,8 millones de barriles diarios- , ya que quiere volver al nivel que tenía antes de las sanciones occidentales. Mientras estas sanciones estaban vigentes, Arabia Saudí, su archirrival en el organismo, aprovechó para aumentar su producción hasta los 10,5 millones de barriles al día, por lo que Irán demanda que el reino saudí la recorte en un millón de barriles diarios. Ahora, según el ministro saudí, Riad estaría dispuesta a aceptar que Teherán solo congele su nivel de producción actual y a reducir la suya en aproximadamente medio millón de barriles al día, hasta 10,07 millones. En cualquier caso, se encuentra cómodo en la situación actual, dado que prevé que los precios por si solos tiendan al alza el año que viene sin que la OPEP actúe.

Por su parte, Irak se niega a cualquier recorte de producción porque necesita ingresos para seguir con su guerra contra el Estado Islámico.

Si se confirma el recorte de la producción, será el primero en ocho años y, ante una oferta más reducida, es de esperar que los precios suban. En cualquier caso, los mercados han recibido ya con alegría el optimismo sobre el acuerdo. Así, el precio del barril de Brent se ha disparado un 8% y cotiza por encima de los 50,3 dólares, un 8% por encima de los 46,4 dólares de la apertura de la sesión. En la apertura de los mercados estadounidenses, precio del barril de Texas abrió hoy con un alza del 8,11% (+3,67 dólares) y cotizaba a 48,90 dólares.

Con información de: Agencias

Compartir

Dejar respuesta