Publicada el 29-11-2016 (20:27:42)

Donald Trump recurre de nuevo a su círculo de fieles para dar forma al equipo que llevará las riendas de la economía de Estados Unidos. El presidente electo se dispone a nominar a Steven Mnuchin para llevar la cartera del Tesoro, un gestor de fondos bien conocido en Wall Street por su paso por Goldman Sachs. También en Hollywood, donde fundó la productora que está detrás de películas como X-menAvatar o American Sniper. También se decanta por Wilbur Ross para Comercio y Elaine Chao para Transporte.

Mnuchin será el responsable de llevar a la realidad las propuestas de Trump para recortar los impuestos a individuos y empresas. El plan del magnate contempla simplificar a tres tramos el impuesto de la renta (del 12%, 25% y 33%) y reducir el de sociedades del 35% al 15%. En paralelo quiere cerrar las puertas traseras que permiten a las corporaciones y los inversores beneficiarse injustamente de las deducciones fiscales, revisar los acuerdos comerciales y congelar la regulación.

Su nominación se anunciará formalmente este miércoles. El antiguo ejecutivo de Goldman Sachs, de 53 años de edad y uno de los principales donantes a la maquinaria del candidato republicano, hizo carrera haciéndose con activos bajó estrés que reestructuraba y lograba después un importante beneficio. Invirtió así con su hedge-fund desde las hipotecas basura hasta el mundo del celuloide, donde acabó creando la productora Rat-Pac Dune.

Se podría decir que Mnuchin fue uno de los grandes beneficiados del derrumbe del mercado hipotecario en EE UU, epicentro de la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión. Ahora se convertirá en la máxima figura que representará a la mayor potencia económica del planeta en los foros internacionales. El Tesoro regula también los mercados financieros y la banca, y se encarga de la recaudación de impuestos además de gestionar el gasto federal.

El futuro secretario del Tesoro trabajó durante 17 años para Goldman Sachs, donde empezó con 22 años. Su padre era socio del influyente banco de inversión de Wall Street. Durante un corto periodo estuvo mano a mano con Eddie Lampert, el dueño de la cadena Sears, donde aún ocupa un asiento en su consejo. Además, trabajó como gestor de cartera para el fondo del magnate George Soros, a quién Donald Trump le presentó como uno de los grandes villanos de Wall Street.

Lo cierto es que su perfil está repleto de contradicciones. Mnuchin y su hermano fueron demandados en el proceso para compensar a los afectados por el fraude de Bernard Madoff. Pero la causa del interventor no fue muy lejos, porque retiraron sus inversiones tres años antes de que se estallara el escándalo financiero. Su nombre aparece también entre el grupo de inversores que se hicieron con los restos de la hipotecaria IndyMac, con la que creó el banco OneWest.

Comercio

Steve Mnuchin lleva sonando desde el principio, porque fue uno de los 13 integrantes del equipo de asesores económicos de Donald Trump. El exbanquero presidió, además, el comité que financió la campaña del candidato. Otro de sus fieles es Wilbur Ross, que será nominado con toda probabilidad secretario de Comercio. Es otro reputado gestor de fondos, visto por unos como un verdadero tiburón de Wall Street y por otros como un salvador de empresas en dificultad.

Esta cartera, esencialmente, es la que hace de vínculo entra la Casa Blanca y el mundo empresarial. Ross, de 78 años, tiene una fortuna estimada en 2.900 millones de dólares. Es un inversor especializado en hacerse con activos de compañías moribundas para reestructurarlas, como en la industria del acero. Y como el futuro presidente, este gestor de activos bajo estrés no tiene miedo a endeudarse para poder así financiar la adquisición de empresas bajo estrés.

Transporte

Desde el primer momento apoyó al empresario porque consideró que era necesario proceder a un cambio radical en Washington. Donald Trump formalizó este martes la nominación de Elaine Chao para el Departamento de Transporte. A diferencia de Steven Mnuchin y de Wilbur Ross, sí cuenta con experiencia en la gestión pública como subsecretaria de Transporte y secretaria de Empleo con George Bush. Será una pieza clave para el desarrollo del plan de infraestructuras.

Con información de El País.

Compartir

Dejar respuesta