Publicada el 29-11-2016 (12:51:01)
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anunció hoy que ha seleccionado al representante por Georgia Tom Price, un destacado crítico de la reforma sanitaria del presidente Barack Obama, para dirigir el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Si es confirmado por el Senado, Price jugará un papel clave en los esfuerzos republicanos por revocar y sustituir la actual ley de atención sanitaria.

Price, un renombrado doctor, ha conseguido una gran reputación por ser incansable en la resolución de problemas y el experto en política sanitaria, por lo que es la elección ideal para servir en esta capacidad”, indicó Trump en un comunicado.

Está excepcionalmente cualificado para liderar el compromiso de revocar y reemplazar Obamacare”, añadió el comunicado, que se refiera a la reforma sanitaria con el nombre que le dieron los republicanos.

Trump ha prometido moverse deprisa para reformar el plan, pero ha sido vago sobre qué espera ver en la nueva ley.

El presidente electo se ha mostrado a favor de mantener las cláusulas que permiten a los jóvenes permanecer amparados por los seguros médicos de sus padres y de impedir que las empresas de seguros nieguen coberturas a las personas con problemas sanitarios previos.

DE LÍNEA DURA
Price, un congresista de 62 años en su sexto mandato y cirujano de ortopedia de formación, ha presidido el Comité Presupuestario de la Cámara de Representantes durante los dos últimos años.

Es un conservador estudioso nativo de los suburbios de Atlanta, que ha trabajado de cerca con el presidente de la cámara baja, Paul Ryan, para formar los presupuestos republicanos dirigidos a reducir el déficit anual.

La semana pasada dijo que cualquier medida de los republicanos para sustituir a la ley sanitaria de Obama guardará un “parecido significativo” con una medida de 2015 que fue vetada por el presidente.

Esa ley habría derogado algunos de los principales aspectos de la ley sanitaria: la expansión de Medicaid, subsidios para ayudar a los estadunidenses de clase media a contratar pólizas privadas, sanciones fiscales para individuos que se nieguen a contratar cobertura y varios impuestos para apoyar la expansión de cobertura.

La medida se aplicaría con una demora de dos años.

Price insistió en que los republicanos pueden mantener las protecciones para personas con problemas de salud previos sin obligar a que todos los particulares tengan cobertura o paguen una sanción en apoyo de un fondo ampliado de seguros.

Price dijo que los republicanos quieren enfrentar “los verdaderos impulsores del gasto” responsables de aumentos del coste de la atención sanitaria, que según dijo no son necesariamente pacientes más enfermos sino una gran carga regulatoria, impuestos y demandas contra profesionales médico

Con información de: AP y EFE

Compartir

Dejar respuesta