El traslado a Tanivet de las mil 584 personas privadas de su libertad (PPL), programado para fines de noviembre, que permitiría el cierre de 6 centros penitenciarios distritales y regionales, se canceló por “problemas técnicos” 

Otra de las obras pendientes de inaugurar que dejará el gobierno de Gabino Cué Monteagudo al concluir su administración, es el Centro de Reinserción Social de Mediana Seguridad de Tanivet.

El traslado de las mil 584 personas privadas de su libertad (PPL), programado para fines de noviembre, que permitiría el cierre de 6 centros penitenciarios distritales y regionales, se canceló por “problemas técnicos”, según señalaron los propios elementos de custodia penitenciaria.

Por lo tanto, el centro penitenciario de Tanivet, inaugurado el 30 de marzo de 2016, podría entrar en operaciones hasta la próxima administración gubernamental de Alejandro Murat, por una serie de inconsistencias técnicas que adolecen las instalaciones.

El penal de mediana seguridad, construido en una superficie de 500 mil metros cuadrados, cubre con todas las normas y protocolos de seguridad, considerado el más moderno del país en donde se clasificarán los internos sentenciados y procesados para quedar separados.

El moderno penal, que será operado por una empresa privada que se encargará de la alimentación de las PPL, de su administración y mantenimiento, cuenta con 12 pabellones, de 24 celdas para internos que serán clasificados por delitos, además de que contará con pabellones sujetos a protección, locutorio, patio interno, pabellón para discapacitados mentales y pabellón  de aislamiento temporal, centros médicos, 24 camas, 4 consultorios y un laboratorio mortuorio.

El centro penitenciario, que tuvo una inversión de mil 656 millones 874 mil 741.01 pesos, contará con circuito cerrado de televisión y 600 video-cámaras que permitirán la vigilancia interna y de todos los vehículos que se acerquen en los alrededores del CERESO de mediana seguridad.

Con información de Agencia JM

Compartir

Dejar respuesta