Publicada el 19-11-2016 (12:35:56)
Las negociaciones en la cumbre del clima de Marrakech (COP22), Marruecos, que culminaron ayer, estuvieron estancadas a la hora en que deberían haber concluido porque un grupo de países, fundamentalmente con intereses petroleros, están reticentes a concretar las reglas del Acuerdo de París (COP21).

Naciones en desarrollo, entre ellos Bolivia, Nicaragua, India, China, y los petroleros del Golfo buscaban un as en la manga para renegociar las reglas del Acuerdo de París dentro de un año, cuando ya se tenga clara la postura del presidente electo de EU, Donald Trump.

Éstos se niegan a cerrar un calendario de trabajo para pactar el paquete de reglas del acuerdo de aquí a 2018, como estaba previsto hacer en Marrakech, y plantean dejarlo abierto, algo que rechazan naciones desarrolladas, incluido EU (todavía con la administración Obama).

Entre los temas del desacuerdo de los países está el Fondo de Adaptación a las consecuencias del cambio climático, un mecanismo del Protocolo de Kioto que expira en 2020 y al que se busca dar continuidad con el Acuerdo de París, que comenzará a funcionar a partir de ese año.

Otro de los problemas fue la adopción prevista en esta cumbre de una hoja de ruta con los pasos para movilizar 100 mil millones de dólares anuales en financiamiento climático a partir de 2020 para mitigación y adaptación a los impactos del calentamiento.

Otro punto de fricción fue la negociación de un marco común de tiempo de presentación de compromisos nacionales de reducción de emisiones; los presentados para el Acuerdo de París varían: unos son de cinco años, otros de 10 o de siete.

Por ello los negociadores quieren acordar que los próximos compromisos que los países presenten en 2023 tengan el mismo marco temporal para ser evaluados de la misma manera y saber por dónde van las cosas para mantener la temperatura del planeta por debajo de 2°, algo a lo que se oponen algunos países, como China, que quieren dejar abierto este tema.

Por su parte, territorios petroleros quieren compromisos de los países desarrollados a las “medidas de respuesta”: el apoyo económico que se les va a prestar cuando no puedan vender sus combustibles fósiles.

Las fuentes de la negociación explicaron que nadie cuestiona el Acuerdo de París, pero que todo apunta a que algunos países quieren aplazar la negociación de las reglas hasta tener más clara la postura del nuevo presidente de EU, quien prometió en campaña que sacaría a su país del pacto.

Al cierre de esta edición varias ruedas de prensa de los grandes bloques de países fueron canceladas desde el mediodía.

Según algunas agencias de noticias, la COP22 aprobó una agenda para luchar contra el cambio climático y sus 196 firmantes se dieron cita en un año para evaluar progresos; sin embargo, no se dieron detalles.

Estrategias mexicanas

México es el primer y único país latinoamericano que ha presentado su estrategia de compromisos climáticos hasta 2050; lo hizo con EU y Canadá, dijo el jefe de la delegación mexicana en la COP21, Rodolfo Lacy.

Señaló que la estrategia climática de México incluye llegar a 2030 con 42 por ciento de energías renovables; la solar ya es más rentable y barata que la generada por gas natural. Otra medida será la creación de un “mercado de carbono” que se sume al impuesto sobre éste que ya existe en el país.

La ‘Estufita’ representará a México en Londres

Carlos Glatt, un diseñador industrial exitoso, abandonó su próspero negocio después de conocer a una niña de 14 años que padecía enfermedad pulmonar obstructiva crónica, generalmente progresiva y mortal, que puede ser causada por respirar humo de leña.

“La mitad del mundo sigue cocinando con madera y cerca de 40 millones de personas mueren al año por eso”, dijo Glatt en el noveno festival Ciudad de las Ideas (CDI), al ganar el premio Gifted Citizen, dotado de 100 mil dólares, que le permitirá representar a México en el concurso mundial Pitch Palace, que se realizará en dos semanas en el St James’s Palace de Londres.

El combustible que utiliza su invento es económico y la estufa tiene un costo de 120 pesos; además, no contamina, no causa enfermedades y puede ser usada en casos de desastres naturales para ayudar a damnificados.

Glatt abandonó su negocio Piraña Joe “porque no me llenaba. Vine otros años a CDI y escuchaba cómo la gente cambia al mundo, y haciendo playeras no lo haces; por eso me arriesgué de una forma estúpida: malvendí mi pedazo de la firma y mi esposa se burlaba de mí”. Ahora ha ganado diversos premios internacionales por su invento y se siente “como en un sueño”.

Con información de: Agencias

Compartir

Dejar respuesta