Melania Trump, esposa del presidente electo de Estados Unidos y próxima primera dama de dicho país, está siendo rechazada por muchos diseñadores de modas de renombre debido a algunas razones sustanciales: su mala elección de vestir, su pasado como modelo exótica y las polémicas políticas de Donald Trump.

A través de una carta publicada en sus redes sociales, la diseñadora Sophie Theallet, que vistió a Michelle Obama durante toda su estancia en la Casa Blanca, es la primera en romper el silencio y ha declarado que no vestirá jamás a la mujer de Donald Trump.

“Yo me considero alguien que celebra y lucha por la diversidad, la libertad individual y el respeto por todos los estilos de vida. Por esta razón no voy a participar en vestir o asociarme de ninguna manera con la próxima primera dama”, ha recalcado de manera clara y directa.

Theallet considera que “la retórica del racismo, el sexismo y la xenofobia” presentes durante toda la campaña presidencial de Trump son “totalmente incompatibles con los valores compartidos con los que vivimos”.

“Como inmigrante en este país, he tenido la oportunidad de perseguir mis sueños en los Estados Unidos. Vestir a la primera dama Michelle Obama durante los últimos ocho años ha sido un auténtico honor. Ella ha contribuido a que nuestra firma sea reconocida y respetada en todo el mundo”, explica en la carta.

 

La actual esposa de Donald Trump y próxima primera dama estadounidense llegó al país para trabajar y violó las leyes migratorias hace 20 años

Durante las campañas presidenciales y tras la elección, los diseñadores Marc Jacobs, Joseph Altuzarra, Thakoon, Donna Karan, Calvin Klein, Diane von Furstenberg, Prabal Gurung, Michael Korsm,Vera Wang y Jason Wu, se declararon en contra del electo presidente Donald Trump y a favor de Hillary Clinton, a quien incluso ayudaron a recaudar fondos para su candidatura a través de campañas fashion.

Asimismo, Anna Wintour, director de la revista Vogue USA, también jugó un rol preponderante. Primero desde la biblia de la moda o eventos para juntar fondos, pero además en cuanto a la imagen de Hillary. Le sugirió no llevar trajes tan masculinos y optar por nuevos cortes, más modernos y cálidos.

A lo largo de la historia, distintos diseñadores se han consagrado a partir de vestir a las first ladies. Tal fue el caso de Jackie Kennedy y el modisto Oleg Cassani o la misma Michelle Obama que supieron brindar clases de estilo, convirtiéndose en un ícono de la moda mundial.

Melania Trump brilló en la industria fashion con campañas ‘sexys’ y provocadoras en su época de modelo. Sin embargo, una vez casada con el magnate y de cara a la Casa Blanca, la futura primera dama redifinió su vestuario instalando un look sobrio, elegante y glamoroso.

La esposa del magnate neoyorquino es dueña de un imponente guardarropa, en el que tiene prendas de Valentino, Louis Vuitton o Gucci, accesorios de lujo y joyas finas. Todos los outfits que lució en sus apariciones públicas son de adquisición personal. A diferencia de otras celebridades y líderes, que acostumbran aceptar préstamos, regalos o son musas de inspiración de diseñadores.

Por ejmplo, el mono blanco de seda de corte asimétrico que lució durante el discurso de victoria de Donald Trump, pertenecia a la firma Ralph Lauren, quien dicho sea de paso no fue sugerido por la firma para ese evento.

A través de su cuenta de Facebook y Twitter, Melania Trump sigue a algunas marcas de moda, pero todas son europeas, entre las que se encuentran las siguientes: Manolo Blahnik, Yves Saint Laurent, Valentino, Gucci, Alexander McQueen, Versace, Chanel, Dior, Dolce&Gabbana y Karl Legerfeld.

Melania Trump apareció en el debate presidencial con una blusa feminista en desacuerdo con los comentarios machistas de su esposo.

Con información de ViveUSA.com

Compartir

Dejar respuesta