Publicada el 19-10-2016 (13:22:04)

La Guardia Civil ha detenido este martes en Fabero (León) a un hombre por secuestrar y agredir supuestamente a su expareja, a la que echó pegamento líquido y abrasivo en la vagina. El agresor salió de prisión la semana pasada, donde ingresó por no respetar la orden de alejamiento que pesaba sobre él, que fue interpuesta en su contra tras otra denuncia de la víctima.

La abogada de la agredida, Emilia Esteban, ha explicado que la víctima, de 36 años, fue abordada por dos hombres cuando salió de su casa este lunes, sobre las 11 de la noche, para pasear a su perro. Estos la obligaron a entrar en un coche y la trasladaron a Bembibre, un municipio leonés situado a unos 40 kilómetros de Fabero. Los agresores supuestamente desnudaron, maniataron y taparon los ojos a la víctima después de someterla a abusos y vejaciones, según informa Efe. “Le echaron en la vagina pegamento y una serie de líquidos que ella no alcanza a saber lo que son. También recibió golpes en todas las partes del cuerpo”, ha explicado Esteban.

Los dos asaltantes la amenazaron con lanzarla a las vías del tren y matarla, según ha denunciado la víctima. Finalmente, la abandonaron semidesnuda y maniatada. La mujer reconoció a su expareja entre los asaltantes, pero no ha podido identificar al segundo hombre. Por el momento, la Guardia Civil solo ha detenido a su excompañero.

La víctima ya había denunciado a su expareja previamente por acoso y por romper la orden de alejamiento que el juez había dictado en su contra. Tras ingresar en prisión, el pasado viernes el denunciado fue liberado por falta de pruebas. El juez le obligó a llevar una pulsera de localización para controlar sus movimientos.

Este lunes, antes de que supuestamente la secuestraran, la víctima había vuelto a solicitar que su expareja ingresara en prisión tras haber sido acosada el fin de semana. La mujer denunció el que el pasado sábado su excompañero le había enviado un mensaje.

Con información de: Agencias

 

Compartir

Dejar respuesta