Publicada el 18-10-2016 (09:20:13)

“Trabajo muy duro para crear un negocio que puedan disfrutar cinco, seis o siete generaciones de mi familia”. El hombre que aspira a dar sustento a sus descendientes durante unos 490 años –cálculo en función de una media de 70 años de vida– es el músico y productor Pitbull (35 años, Miami). Con este tipo de declaraciones no calificarle de ambicioso, cuando menos, se convierte en una tarea peliaguda. A Armando Christian Uria Ruiz Pérez –nombre real del músico– se le conoce como Pitbull, pero el apodo no está a la altura de sus aires de grandeza: desde hace un tiempo se autodenomina Mr. Worldwide (Señor Mundial, en español).

Si Instagram es el invento más narcisista de la era Internet, la cuenta de Pitbull, con 4,8 millones de fieles, es la más hiperbólica. La mayor parte de las fotografías son primeros planos de Pitbull practicando sonrisas socarronas, muecas con las que parece estar salvándote la vida y miradas que se afanan en cortejar a la cámara.

Es raro que el artista acceda a compartir plano con otro individuo y las pocas veces que lo hace suele aparecer rodeado de sugerentes bailarinas o de animales mediáticos

como el cantante Justin Bieber o Dwayne ‘The Rock’ Johnson, el actor mejor pagado del mundo. La fortuna de Mr. Worldwide ya asciende a 130 millones de euros y focaliza todos sus esfuerzos en que la posición privilegiada en la que se encuentra no le pase desapercibida ni al ser más despistado. El músico asegura que en la fórmula del éxito el arte no es el factor más importante: “La industria de la música es 90 % negocio y 10 % talento”. Así de claro lo tiene. Y por el número de éxitos que lleva a cuestas, demuestra que él es un buen hombre de negocios.

En contraposición a este ego desatado, Leonardo DiCaprio (41 años, California) utiliza Instagram única y exclusivamente como arma para concienciar y combatir el cambio climático. Ni una sola imagen de promoción de sus películas. Y nada de primeros planos. Desde hace dos años, momento en el que creó su cuenta personal, el actor comparte en la red social imágenes que retratan los efectos devastadores del calentamiento global en el que está inmerso el planeta. DiCaprio apenas aparece en alguna de las 373 fotografías que ha publicado hasta el momento, pero tiene casi 11 millones de seguidores.

Animales que sufren las consecuencias de la paulatina destrucción medioambiental y de la mala gestión de los recursos por parte del ser humano, familias que han perdido todo a causa de desastres naturales y conferencias sobre el cambio climático protagonizan cada una de las publicaciones del actor. “Si no crees en el cambio climático, no crees en los hechos ni en las acciones y, por tanto, en mi humilde opinión, no se te debería permitir acceder a un cargo público”, declaró en el encuentro que tuvo con el actual presidente de los EE. UU., Barack Obama.

Frente a los millones de personas que siguen su Instagram, a DiCaprio solo le interesan 19 sujetos, los únicos a los que sigue en la red social. Entre ellos, destacan los actores Mark Ruffalo y Adrian Grenier, el músico Elton John y el papa Francisco. De los 15 restantes, la mayor parte son organismos implicados en la salud del medioambiente que poco tienen que ver con el mundo de la farándula.

La actitud de DiCaprio dista mucho de la que tiene la mayoría de estrellas, que aprovechan sus millones de seguidores para promocionar películas, discos, libros o campañas publicitarias en las que trabajan. El que es considerado un instrumento de comunicación casi perfecto, funciona en realidad a modo expositor donde lo que realmente importa es lo que se vende y no la experiencia de interactuar con unos receptores a los que ni siquiera se sigue.

El actor, que después de cuatro nominaciones ganó su primer Oscar en la pasada edición de los premios por la película El renacido, ha grabado un documental, Before the flood (que se estrena el 21 de octubre en EE. UU.: en España todavía no tiene fecha), donde muestra los desastres que causa el cambio climático. Además, ha donado 14 millones de euros a la ciencia para frenar el avance del calentamiento global. “El Renacido es una película sobre la relación del hombre con la naturaleza. El pasado año 2015 fue el más caluroso del que tenemos registros. El cambio climático es algo real, está sucediendo en estos momentos. Es la amenaza más urgente a la que se enfrenta nuestra especie y tenemos que trabajar juntos para hacerle frente”, declaró DiCaprio cuando recogió su Oscar el pasado mes de febrero.

Con información de: País

 

Compartir

Dejar respuesta