A tres semanas de las elecciones en Estados Unidos, el candidato republicano Donald Trump insistió en denunciar una conspiración de los medios para que gane su rival demócrata, Hillary Clinton, mientras su equipo intentaba moderar su mensaje.

En una jornada en la que tanto Trump como Clinton descansaron de sus actos de campaña, el magnate recurrió a su cuenta de Twitter para seguir difundiendo una serie de quejas que ha acentuado a medida que sus apoyos caían en las encuestas.

“Las encuestas tienen poco margen, pero podrán creer que perdí una gran cantidad de mujeres votantes a raíz de hechos inventados que jamás ocurrieron. ¡Los medios amañan la elección!”, escribió Trump en Twitter, luego de ser acusado por una decena de mujeres de haberlas acosado o abusado sexualmente.

El magnate tildó a Clinton y a su equipo como secretaria de Estado “la corrupta y su pandilla”, criticó al programa de televisión Saturday Night Live por parodiarlo. El actor Alex Baldwin, quien hizo el papel de Trump en el programa, “apesta. ¡Los medios amañan la elección!”, lanzó el candidato.

Ante las tensiones causadas por las declaraciones de Trump también dentro del Partido Republicano, su compañero de fórmula, Mike Pence, intentó moderar su discurso. “Aceptaremos absolutamente los resultados de las elecciones” del 8 de noviembre y la “voluntad del pueblo estadunidense”, aseguró el candidato republicano a vicepresidente, en el canal de televisión NBC.

Trump ha restado credibilidad a las acusaciones de varias de las mujeres que dicen que las acosó hace años por considerar que no son lo suficientemente atractivas, y ayer Pence evitó defenderlo en ese argumento. “Yo no diría nada para menospreciar a ninguna mujer que crea que ha tenido una experiencia como esta. Pero Donald Trump ha dejado claro que estas acusaciones son categóricamente falsas”, aseguró Pence a la NBC.

Pence también contradijo a Trump en otro aspecto, al opinar que “las pruebas siguen apuntando” a que Rusia fue quien pirateó correos electrónicos del Partido Demócrata con el objetivo de influir en las elecciones, algo que el magnate ha puesto en duda.

El candidato demócrata a la vicepresidencia, Tim Kaine, criticó las “afirmaciones alocadas” de Trump sobre la supuesta manipulación de las elecciones, al asegurar a la cadena ABC News que “no debería usar ese tipo de tácticas del miedo”.

Acorralado, Donal Trump se muestra cada vez más agresivo. En paralelo, Clinton no ha hecho un solo comentario este fin de semana y no tiene previsto ningún anuncio en los próximos tres días: evidentemente la táctica es dejar que su rival se empantane solo en el caos de acusaciones que lanza.

Ella ha mantenido un perfil bajo mientras avanza en los sondeos a la espera del tercer y último debate entre los aspirantes a la Casa Blanca este miércoles en Las Vegas (Nevada).

Pero quien espera transformarse en la primera presidenta de la historia de EU sabe también que las extravagancias sexuales de su marido Bill Clinton, que el equipo de Trump no ha dudado en explotar, limita sus posibilidades de utilizar el escándalo de su rival.

Trump hará campaña hoy en Wisconsin y mañana en Colorado, mientras que Clinton no tiene ningún mitin programado hasta su aparición en el último debate en Las Vegas.

Encuestas confirman caída en popularidad del multimillonario

Varias nuevas encuestas confirmaron que a Trump le está pasando factura la reciente salida a la luz de comentarios denigrantes y machistas que hizo en 2005 y las acusaciones de acoso sexual que le han hecho desde entonces una decena de mujeres.

Una encuesta conjunta del The Wall Street Journal y la cadena NBC otorga a Hillary Clinton 11 puntos de ventaja entre los votantes probables, con 48% de la intención de voto para la candidata demócrata contra 37% para el magnate republicano.

Otra encuesta de ABC y Washington Post le daba ayer 4 puntos de margen a la ex secretaria de Estado, con 47% de intención de voto por 43% para Donald Trump. Una última de CBS le concedía 6 puntos más en 13 estados disputados que serán clave en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

Otro sondeo debería preocupar aún más a Trump: la encuesta CBS News Battleground Tracker, que mide la relación de fuerza en una decena de estados clave y que muestra un claro cambio en el voto femenino en favor de Clinton. Según este estudio, 70% de las mujeres estadunidenses creen que Trump no respeta a las mujeres.

Con información de Milenio.

Compartir

Dejar respuesta