Publicada el 17-10-2016 (09:42:50)

Estrategas republicanos en todo el país están reconociendo que Hillary Clinton ya tiene los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para llegar a la Casa Blanca.

El encuestador republicano Whit Ayers, dijo ayer que Donald Trump, por el contrario, “va camino de una derrota total y completa”.

Sin embargo, Ayers alertó que todavía puede haber cambios antes de las elecciones del 8 de noviembre, pues falta un debate presidencial el miércoles y Trump podría recuperarse como le ha sucedido en ocasiones anteriores, ya que su base electoral sigue firme con él.

En el sistema electoral de Estados Unidos, el Presidente no es electo por voto directo: el candidato que triunfe en cada estado obtiene todos los votos en el Colegio Electoral que le correspondan a ese estado.

Es el Colegio Electoral, integrado por 538 electores, el encargado de designar al Presidente, y cada miembro normalmente deposita todos los votos por el candidato que más sufragios obtuvo en su sector.

Sin embargo, los integrantes del Colegio Electoral pueden cambiar de opinión y depositar los votos por otro candidato, aunque generalmente no cambian el resultado.

El aspirante que obtenga 270 votos del Colegio Electoral es el ganador de la Presidencia.

Ya no lo promueven

En Pensilvania, un grupo de empleados y activistas republicanos buscan el voto casa por casa en favor del aspirante republicano al Senado, Pat Toomey, pero sin mencionar a Donald Trump.

En su campaña, buscan salvar al senador Toomey y el control del partido en el Senado. Para ello hablan con la gente sobre lo mala que sería la demócrata Katie McGinty como senadora federal.

En Carolina del Norte, Florida y Ohio se ven escenas similares.

Además de tener contiendas reñidas este año, esos cuatro estados son algunos de los campos de batalla más importantes en la contienda presidencial de Estados Unidos.

Sin embargo, los activistas de Americans for Prosperity (Estadunidenses por la Prosperidad), interactúan con millones de personas que podrían ser los electores más cruciales para Trump, pero no pronuncian su nombre ni el de Hillary Clinton, pese a que llevan años preparándose para atacarla.

El grupo es financiado por los millonarios conservadores Charles y David Koch, que han invertido unos 42 millones de dólares en la campaña por el Senado estadunidense.

KAINE LES HABLA EN ESPAÑOL

MIAMI.– El candidato demócrata a la vicepresidencia de Estados Unidos, Tim Kaine, se dirigió ayer a la comunidad hispana de Miami, Florida, en un breve discurso completamente en español, en el que los instó a inscribirse y a votar.

“No voy a hablar sobre la plataforma (política) porque eso no es experiencia clerical, estamos en una iglesia, pero tenemos una responsabilidad a participar y votar de acuerdo con nuestros valores”, expresó Kaine en un templo evangélico de la ciudad de Kendall, en el condado Miami Dade, en español y sin recurrir a teleprompter o alguna guía escrita.

El senador de Virginia, que durante su juventud vivió como misionero en Honduras, donde aprendió el idioma, invitó a los inmigrantes, durante un discurso de unos cinco minutos, a registrarse a más tardar mañana.

El candidato recordó que durante su estancia en Honduras había un gobierno militar, “una dictadura, nadie puede votar por nadie en este tiempo”.

Kaine hizo el contraste de vivir en un país en el que “se puede participar y escoger a los líderes de la comunidad”.

ACEPTAREMOS LOS RESULTADOS: PENCE

El candidato a la vicepresidencia dijo que, pese a lo dicho por el empresario, se respetará la voluntad popular.

El candidato republicano a la vicepresidencia de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró ayer que su compañero de fórmula, Donald Trump, aceptará completamente el resultado de las elecciones de noviembre, pese a las múltiples advertencias del empresario de que los comicios están “amañados”.

“Por supuesto que aceptaremos el resultado de las elecciones”, prometió Pence en una entrevista en la cadena de televisión NBC News, donde dijo que Trump y él asumirán “la voluntad del pueblo estadunidense”.

A medida que su apoyo bajaba en las encuestas en los últimos días, Trump aumentó sus quejas de que las elecciones están siendo “amañadas” en su contra.

Esa actitud ha generado preocupación en ambos partidos, que temen que el empresario pueda negarse a aceptar una posible derrota ante su rival, la demócrata Hillary Clinton, y generar una crisis de confianza en el gobierno que podría incitar a respuestas volátiles por parte de sus seguidores.

Contra Rusia

Por otra parte, Mike Pence volvió a evidenciar ayer la brecha que separa sus opiniones respecto a Rusia de las de su compañero de fórmula, Donald Trump, al acusar a Moscú de lanzar ciberataques para influir en las elecciones estadunidenses.

Pence, que ya se había desmarcado de Trump en sus opiniones sobre las acciones rusas en Siria, contradijo al empresario al asegurar que “no hay duda de que las pruebas siguen apuntando” a que Rusia fue quien pirateó correos electrónicos del Partido Demócrata con el objetivo de influir en las elecciones del próximo 8 de noviembre.

“Debería haber graves consecuencias para Rusia o cualquier nación soberana que esté interfiriendo en la privacidad o la seguridad de Estados Unidos”, afirmó Pence en una entrevista en la cadena de televisión Fox News.

“Mi esperanza es que, como dijo el vicepresidente (de EU, Joseph Biden) en otra cadena de televisión, que haya consecuencias”, agregó Pence.

Con información de: AF, AFP Y EFE

Compartir

Dejar respuesta