En los últimos meses, Rusia y China han fortalecido su cooperación en el ámbito de la seguridad, y están de acuerdo en contener a EE.UU., informa la agencia Bloomberg.

El pasado mes de septiembre, estas dos potencias celebraron sus primeras maniobras navales conjuntas en el mar de la China Meridional, además han encontrado un punto de intersección en el campo diplomático y condenaron los planes de Washington de desplegar su sistema de defensa antimisiles en Corea del Sur.

“El hecho de que ambos países han comenzado a actuar conjuntamente en el ámbito militar es algo muy serio. La amenaza por parte del sistema de defensa de misiles de EE.UU. ha empujado a China a cooperar con Rusia. La política de Moscú y Pekín es disuadir a Washington”, dijo el investigador del Instituto del Lejano Oriente de la Academia de Ciencias de Rusia, Vasili Kashin.

El progreso de las relaciones ruso-chinas coincide con el deterioro de las relaciones de esos dos países con EE.UU. El gigante asiático, con apoyo de Moscú, ha empezado a desafiar el dominio militar que Washington mantenía durante décadas en la región Asia-Pacífico.

     “Una relación basada en la confianza y apoyo mutuo”

Mientras tanto, Pekín la semana pasada “apoyó el veto al proyecto de resolución de la ONU” presentado por Francia y España que buscaba establecer una zona de exclusión aérea en la ciudad siria de Alepo. China “se abstuvo en la votación del proyecto”, que según el Ministerio de Exteriores ruso, habría servido para “proteger y cubrir a los terroristas del Frente al Nusra y a sus posibilidades de reorganizarse”.

Además, de acuerdo con el presidente ruso, Vladímir Putin, en las últimas décadas entre Rusia y China se ha constituido una “relación única, basada en la confianza y apoyo mutuo”. En Pekín a su vez, señalaron que los dos países comparten un enfoque común sobre los asuntos internacionales claves, incluyendo Siria y Afganistán”.

Pero las señales de esta acentuada cooperación van más allá del terreno diplomático, señala Bloomberg: en junio pasado Rusia se convirtió en el mayor proveedor de petróleo para el gigante asiático. Las estadísticas de las aduanas chinas registraron un crecimiento del 3,6% en el volumen del comercio bilateral en el primer trimestre del 2016, en comparación con el período correspondiente del año pasado.

Con información de Actualidad rt

Compartir

Dejar respuesta