Una persona fue arrestada y un segundo sospechoso era buscado tras el tiroteo la madrugada del sábado en un popular restaurante del barrio de West Adams, en el suroeste de la metrópolis californiana, dijo un vocero de la policía, el teniente Chuck Springer.

La policía recibió la llamada de emergencia hacia las 00:30 locales del sábado. “Había una reunión en el lugar, probablemente una fiesta, y un número hasta ahora desconocido de personas quedó en medio de la disputa a tiros”, indicó el vocero. La identidad de las 3 víctimas fatales no fue divulgada inmediatamente.

“Es una escena sangrienta, hay cartuchos por todas partes”, dijo al diario Los Ángeles Times el sargento de policía Frank Preciado, explicando que había unas 50 personas en el restaurante al momento del tiroteo.

Hacia las 11:00 de la mañana (19:00 GMT), un equipo de medicina legal llegó al lugar, donde todavía se encontraban los tres cuerpos.

Un fotógrafo de AFP vio afuera del restaurante que una mujer fue trasladada en ambulancia a un hospital luego de perder el conocimiento en la calle, conmocionada.

El perímetro del popular restaurante jamaicano “Dilly’s” permanecía cerrado el sábado por cordones policiales y decenas de agentes trabajaban en la escena del crimen, mientras numerosos curiosos se congregaban en el lugar.

Blair Hamilton, un testigo que vive cerca del restaurante, relató que escuchó unos 20 tiros y que vio a gente corriendo frente a su casa. “Era un caos total”, declaró al Times.

El fiscal de Los Ángeles, Mike Feuer, deploró la “pérdida de vidas sin sentido”.

“Este horrible tiroteo es el último ejemplo de la epidemia insensata de violencia causada por las armas de fuego, que provoca dolor y tristeza en nuestra ciudad y en el país”, dijo por su parte la alcaldía de Los Ángeles en un comunicado.

Con información de Crónica.

Compartir

Dejar respuesta