Las conversaciones sobre Siria convocadas por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en la ciudad suiza de Lausana terminaron este sábado por la tarde luego de más de cuatro horas de discusiones, sin ningún comunicado conjunto de los nueve países que asistieron.

Kerry está buscando una nueva alternativa para la paz en Siria, después de sus esfuerzos sin resultados por reestablecer un cese al fuego en negociaciones directas con Rusia, en medio del creciente enojo de la comunidad internacional por los bombardeos rusos y sirios sobre el este de la ciudad de Alepo, controlada por rebeldes.

Kerry recibió al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y a siete otros homólogos de la región – de Irán, Irak, Jordania, Arabia Saudita, Turquía, Qatar y Egipto – , semanas después del colapso de un plan de cese al fuego impulsado por Washington y Moscú que muchos consideraban como la última esperanza para alcanzar la paz en Siria este año.

Sin ofrecer demasiados detalles, Kerry dijo que la reunión de Lausana había terminado con un “buen consenso” sobre las alternativas existentes para un cese al fuego en Siria, aunque añadió a los periodistas que hubo algunos momentos difíciles y tensos.

El próximo contacto entre las partes se realizará el lunes para discutir los pasos a seguir, dijo el jefe de la cartera diplomática estadounidense.

Lavrov, que había afirmado que no tenía “expectativas especiales” para el encuentro de este sábado, dijo a agencias de noticias rusas que los países habían acordado continuar con los contactos en el futuro cercano a fin de ver formas de terminar con la crisis de Siria.

“Este va a ser, como lo ha sido por varios años, un proceso muy difícil”, dijo una alto funcionario estadounidense, antes de que comenzaran las conversaciones en Lausana.

La presión está aumentando para terminar con una feroz ofensiva de tres semanas lanzada por el Gobierno sirio para capturar la zona este de Alepo, donde según Naciones Unidas hay 275 mil civiles y un total de 8 mil rebeldes aún se resisten a las fuerzas sirias, rusas y a las milicias apoyadas por Irán.

Las potencias occidentales han acusado a Rusia y a Siria de cometer atrocidadespor bombardear hospitales, matando a civiles y evitando evacuaciones de personas que necesitan tratamiento médico, además de por haber atacado a una caravana con ayuda humanitaria donde murieron cerca de 20 personas.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta