Publicada el 15-10-2016 (13:19:34)

Cuando los españoles arribaron al Caribe a finales del siglo XV conocieron un nuevo grano que era llamado, en lenguaje local, “lo que sustenta la vida” o “mahís”. Lo que no podían saber es que este cereal se cultiva en la región mesoamericana desde hace 10 mil años y aún hoy, a más de 500 años del choque de dos mundos, el maíz sigue siendo la base de la alimentación para los pueblos de la región.

De hecho, el maíz es uno de los cereales de mayor producción mundial, junto con el trigo y el arroz. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos estima que la producción mundial para la temporada 2016-2017 será de mil 26.6 millones de toneladas, un aumento de 7 por ciento respecto a los 959 millones de toneladas de un año previo.

En México, donde los aztecas llamaban a este cereal “elotl”, se espera que la producción alcance 24.5 millones de toneladas, pero el consumo anual es de 36.1 millones, por lo que cada año tiene que importar más de 10 millones de toneladas de maíz, pues es la base de nuestra alimentación.

Alina García, nutrióloga certificada, explica que en Europa el principal alimento es el trigo y en Asia el arroz; en América es el maíz, que aporta principalmente energía, calcio y fibra y tiene un sabor inigualable.

El origen de su consumo es América Central, principalmente en México, con evidencia de cultivo de hace 10 mil años y un arraigo tan profundo, que incluso en la mitología maya reunida en el Popol Vuh se habla de la creación de los primeros hombres a través del maíz.

“Siempre ha sido uno de los elementos más nutritivos en Mesoamérica. Ha ido evolucionando en las preparaciones. Existen más de 600 recetas con maíz que se han ido creando a lo largo de la historia de nuestro país. Se puede consumir como grano, de la mazorca y también procesado convertido en masa, con la que se preparan muchos platillos mexicanos, desde la tortilla, que es la base de la alimentación mexicana, hasta tlacoyos, tamales, tostadas y muchos otros”, comentó.

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el maíz es un importante alimento para numerosísimos habitantes del mundo, a los que suministra cantidades significativas de nutrimentos, sobre todo carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales. Su calidad nutritiva es de especial importancia para los niños de corta edad. Al parecer, los habitantes del Caribe prehispánico no erraron en llamarlo “lo que sustenta la vida”.

Disfrútalo en familia

Todos los integrantes del hogar pueden disfrutar del maíz, a pesar de las diferentes necesidades.

En mazorca: Ideal para agregarlo en caldos o comerlo solo.

imagen-1

En masa: Como tortilla o en otros antojitos, pero que no sean fritos.

imagen-2

Palomitas: Una saludable botana si no se le agrega mantequilla.

Con información de: Milenio

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta