Publicada el 15-10-2016 (12:37:13)

Mérida.— El espectáculo del primer lustro del Festival Internacional de la Cultura Maya 2016 se inició cuando las voces de la soprano Filippa Giordano y del compositor Armando Manzanero se mezclaron, en la velada de la plaza principal del Centro Histórico de la Ciudad Blanca.

Más de 30 mil personas acudieron al corazón de la capital para disfrutar de la primera gala de la principal fiesta de la Península de Yucatán.

En tan sólo cinco años el espectáculo se ha convertido en el máximo escaparate para mostrar, a propios y extraños, la grandeza y el esplendor de la civilización milenaria que habitó en la península de Yucatán y en gran parte de Centroamérica.

En su primer lustro, el Ficmaya ha transitado por temáticas como el tiempo, el paisaje, la arquitectura y la ciencia, pero sobre todo ha cumplido con el objetivo de fomentar el diálogo intercultural, fusionar la cultura y la investigación. Además, se ha convertido en un referente turístico de alta proyección, expuso el gobernador Rolando Zapata Bello, quien acompañado del Secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, inauguraron el evento en el teatro José Peón Contreras.

“Con el mayab, como esencia, llegamos a la quinta edición de este festival cada vez más maduro, cada vez más profesional. Un proyecto cultural que cobra fuerza y presencia tanto a nivel regional, nacional e internacional”, manifestó el mandatario estatal. Prueba de ello, comentó Tovar y de Teresa, es la colaboración de 30 países y más de 3 mil participantes. El encuentro se ha consolidado y ampliado para trasmitir, con diversas expresiones, conciertos, exposiciones y conferencias, las aportaciones de un pueblo prehispánico fructífero, vigente y dinámico.

Luego de la inauguración se trasladaron a la Plaza Grande de Mérida, para escuchar a la soprano Filippa Giordano y al máximo compositor de la Tierra del Faisán y el Venado, Armando Manzanero. En la muestra musical participaron la orquesta típica Yukalpetén, así como las voces de los cantantes María Medina, y José Buenfil, y los arreglos musicales de Yahal Kab. Marcello Giordano, el tenor Alessandro Safina. Todos ellos acompañados de la Orquesta Sinfónica Yucatán, bajo la batuta del maestro Rubén Darío Estrada Corona.

Con información de: El Universal

Compartir

Dejar respuesta