Todavía no se ha determinado un motivo para el homicidio de los cuatro catequistas pertenecientes al grupo evangelizador católico “Arcoíris”, quienes fueron localizados sin vida hace dos semanas en un paraje de San Juan de los Plátanos en Apatzingán, Michoacán, aseguró el procurador de Justicia, José Martín Godoy Castro.

“En términos de las evidencias que tenemos, aún continuamos con la integración de la averiguación”, dijo en entrevista José Martín Godoy Castro, procurador de Justicia de Michoacán.

Godoy Castro recordó que los cuerpos de los cuatro hombres, uno de ellos identificado como exautodefensa del grupo de Hipólito Mora Chávez, portaba un chaleco táctico como los utilizados por grupos delictivos, sin embargo, no confirmó lo dicho por Mora Chávez a diversos medios de comunicación, sobre la presunta responsabilidad de grupos antagónicos en estas cuatro muertes.

“Lo cierto es que son cuatro jóvenes, uno de ellos fue localizado con un chaleco utilizado por los integrantes de grupos criminales y necesitamos ver algunos antecedentes.

Es sabido que, de uno de ellos, su papá falleció en un enfrentamiento que tuvieron con “El Americano” en aquel entonces, donde de un lado fallecieron cinco y del otro lado seis, entonces estamos viendo todas estas líneas para ver cuál nos arroja elementos que podamos afirmar o descartar”, declaró José Martín Godoy Castro.

Las cuatro víctimas eran originarias de La Ruana, municipio de Buenavista, sus cuerpos presentaban huellas de tortura e impactos de bala al momento de su localización.

LOS HECHOS

Los cuatro jóvenes evangelizadores católicos (catequistas) fueron presuntamente torturados y asesinados a tiros en el occidental estado de Michoacán.

Las víctimas habían sido privados de su libertad el sábado primero de octubre por un comando armado en el poblado de La Ruana, en el municipio de Buenavista Tomatlán, en ese lugar formaban parte del grupo evangelizador católico “Arcoíris”.

Los cuerpos de las víctimas, identificadas como Willibaldo, Adán y otros dos hombres de nombre Jesús, aparecieron el miércoles 5 de octubre cerca de una huerta de limón en la comunidad de San Juan de Los Plátanos, en el municipio de Apatzingán.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta