Dos mujeres más denunciaron comportamientos sexuales indebidosdel candidato presidencial republicano, Donald Trump, una de ellas aseguró a The New York Times que el magnate se sobrepasó con ella en un avión y la otra en un ascensor.

Jessica Leeds, que ahora tiene 74 años, dijo que hace tres décadas el empresario estaba sentado en primera clase junto a ella en un vuelo a Nueva York, le tocó los pechos e intento meter su mano bajo su falda apenas unos minutos después del despegue.

“Era como un pulpo”, explicó la mujer, que salió corriendo para sentarse en las últimas filas el resto del vuelo.

“Fue una agresión”, denunció Leeds quien añadió que no habló de los hechos al personal del avión porque “en esa época las mujeres de negocios a menudo tenían que soportar esos comportamientos de sus compañeros varones”.

El segundo testimonio es el de la joven Rachel Crooks y habría pasado en el ascensor de la Trump Tower de Manhattan en 2005.

Crooks se presentó al magnate al coincidir en el ascensor pues su empresa hacía negocios con él y la respuesta de Trump fue besarla en la boca.

“Me besó directamente en la boca”, dijo la víctima, que explicó que no fue un accidente sino una violación.

“Fue muy inapropiado. Estaba tan molesta de que él pensara que yo era tan insignificante como para poder hacerme eso”, contó Crooks.

Tras ese episodio, la joven volvió a su mesa y llamó a su hermana, Brianne Webb, en Ohio, para contarle lo que acababa de suceder.

Este segundo episodio habría transcurrido en 2005, el mismo año en el que se grabó el video que causó un terremoto en la campaña del candidato republicano a la Casa Blanca al aparecer insinuando vulgaridades sobre las mujeres.

Justamente este jueves, medio centenar de víctimas de agresiones sexuales se concentraron hoy frente a la Trump Tower de la Quinta Avenida en Manhattan para mostrar su rechazo al candidato republicano Trump por su actitud hacia las mujeres.

 

 

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta