En México, 7.6 millones de mujeres están en riesgo de padecer cáncer de mama, alertaron especialistas en el marco del mes de sensibilización esta enfermedad.

La investigadora del Instituto Nacional de Cancerología, Cynthia Villarreal Garza, dijo que en el año 2015, el 70 por ciento de los casos fueron detectados en etapas muy avanzadas.

Indicó que en México este padecimiento es la primera causa de muerte por cáncer en la mujer; en el año 2015 se registraron unos 23 mil 764 nuevos casos y seis mil 591 decesos por este mal.

En tanto, en el mundo se calcula que 500 mil mujeres fallecen por esta causa, con un aumento en la incidencia en América Latina, donde es el tipo más común con 152 mil mujeres diagnosticadas en 2012, aunque de continuar la tendencia la cifra será de 240 mil en 2030.

Explicó que la enfermedad avanza por el retraso en el diagnóstico, que a su vez lleva a una menor oportunidad de un tratamiento efectivo, pues cada mes que el paciente no acude a atención médica, aumenta el peligro de que se agrave el padecimiento.

Por ello, recalcó la necesidad de que las mujeres se autoexploren una vez al mes y acudan al médico, por lo menos una vez al año para una revisión o ante cualquier anomalía, sobre todo las mayores de 40 años de edad.

Señaló que las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama precoz tienen 98 por ciento de tasa de supervivencia de cinco años y en casos avanzados ésta es de 24 por ciento.

Detalló que el cáncer de mama se caracteriza por el crecimiento descontrolado de células anormales en las glándulas productoras de leche del seno o de los pasajes, como se les llama a los conductos, que van a los pezones.

La también directora de Oncología de la Clínica Centro de Cáncer de Mama del Hospital “Zambrano Hellion”, dijo que en el país el tipo más común de este cáncer es el denominado con receptores hormonales positivos, que constituye 75 por ciento de esa enfermedad.

La especialista dijo que entre los factores de riesgo está ser de género femenino, aunque también los hombres pueden padecerlo, tener más de 50 años de edad, antecedentes familiares, consumo de alcohol, sobrepeso y fumar.

Los síntomas pueden ser un bulto o hinchazón en el seno o debajo del brazo, cambios en el tamaño o forma del seno, hoyuelos o arrugas en el seno, pezón invertido, irritación o cambios y secreción en éste.

A su vez, el investigador clínico de cáncer de mama, Christian Águila, dijo que en la actualidad, debido al desarrollo de nuevos tratamientos, las pacientes con cáncer de este tipo tienen más oportunidad de un mejor pronóstico y control de la enfermedad.

“Los tratamientos dirigidos están alcanzando resultados no vistos anteriormente, conservando un perfil de reacciones adversas tolerables. Todas estas condiciones que permiten a las pacientes más y mejor tiempo para ellas y sus familias”, agregó.

Con información de Excélsior.

Compartir

Dejar respuesta